El tesoro compartido

IMG-20140506-WA0002

Es también semejante el Reino de los Cielos a un tesoro escondido en el campo que al encontrarlo un hombre, lo vuelve a esconder, y de alegría por ello, va, vende todo lo que tiene y compra aquel campo” (Mateo 13,44)

 

Interiormente sentimos que eso es lo que ha pasado. Especialmente hoy cuando tras la meditación que hacemos todos los martes, los tres amigos que nos han acompañado en estos días de experiencia en O Couso parecían transformados, como flotando en una nube de hermosa ternura y amor. Ana, Rosana y Sergio parecían haber encontrado un tesoro en la tierra común. En el ágape que hacemos tras las meditaciones compartían con brillo y emoción su experiencia en O Couso. Daba gusto escucharles, verles el viso de luz que salía de sus miradas, el entusiasmo con el que contaban cada anécdota, cada paseo, cada abrazo a esos árboles que ya añoramos. Y el entusiasmo es compartido y contagioso y ya somos casi quince los que nos vamos de nuevo a trabajar en la finca construyendo letrinas secas y empezando la rehabilitación de la pequeña ermita en la próxima semana. Es hermoso como se está precipitando todo, como sentimos la llamada de ese tesoro que estamos descubriendo en ese campo cargado de robles y castaños y cerezos y abedules y amor, mucho amor.

Son tantas las ganas que tenemos de poder compartir ese tesoro. Son tantas las ganas que tenemos de que la casa de acogida esté lista para que todos puedan ir a desenterrar la fortuna que ese trozo de campo y bosque esconde. Hoy además nos ha visitado gente bonita, personas que desean compartir en comunidad, en armonía, en paz, todo aquello que pueda ser compartido. Había una especie de baile interior hermoso. La meditación de hoy, como todas, ha sido diferente y especial e invitaba a esa fraternidad ardiente que nace desde el lazo místico. Aún me sigue sorprendiendo que martes tras martes podamos mantener el lazo que nos une y que nazca y se avive la llama del compartir, del expresar, del querer formar parte de este proyecto de personas para personas, de peregrinos del alma que entienden y comprenden, claro que sí, que otro mundo es posible.

Estamos felices y contentos y estamos deseosos de poder abrir aún más nuestras manos y nuestros corazones para poder compartir todo aquello que podamos. “Deja lo que puedas y coge lo que necesites”. Sin duda hay una gran fuerza en ese mantra poderoso. El verde intenso de las colinas, el baile de los árboles, el bosque, los animalillos, hoy todo estaba muy presente, incluso la hoguera añorada. Era como si pudiéramos sentir aún su calor. Pronto volvemos para reconstruir el espíritu de los tiempos, para ser partícipes de este proyecto común. Gracias de corazón a todos aquellos que nos apoyáis de mil formas, y gracias por ser partícipes y actores principales en esta hermosa obra.

(Foto: Preparando la comida en O Couso con Pelu, la mascota de la comunidad).

Anuncios

2 thoughts on “El tesoro compartido

  1. Pingback: El tesoro compartido | Mensaje para Mi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s