Gracias de corazón

 

a

Es difícil expresar con palabras esos sentimientos de agradecimiento que se apoderan de nosotros tras la cena de la que pudimos disfrutar el pasado viernes en Madrid. No sólo por la generosidad expresada por aquellas sesenta personas que estuvieron con nosotros cuando al principio pensábamos, con claro optimismo, que no seríamos más de veinte o treinta amigos. También por aquellas que sin estar quisieron desde lo más lejos apoyar el evento aportando su granito de arena y echando una mano en todo lo que han podido. Un especial reconocimiento al impulsor de la iniciativa, nuestro querido Manuel Jesús, y a la ayuda incondicional de Ana y Laura las cuales han estado dándolo todo para que el evento saliera bien.

La cena fue especialmente hermosa en un espacio que enseguida se nos hizo pequeño pero también cálido. Casi no nos dio tiempo a nada pues a medida que ibas saludando a unos y otros el tiempo pasaba deprisa. Eran pocos los abrazos sentidos en comparación con la anchura de nuestros corazones y almas. Teníamos ganas de estar con todos, de dedicar todo el tiempo del mundo para envolver a unos y otros. Llegamos a la conclusión de que eso sería muy difícil en tan poco espacio de tiempo, así que nos animamos a compartir más momentos como este en nuevos eventos, nuevos espacios, nuevos tiempos. Así que nos abrimos a acoger nuevas propuestas que nos pongan en contacto más directo con esa otra comunidad que nos protege desde la distancia, que se hace una cuando nos vemos y nos reunimos incluso en lugares tan lejanos. Personas que ni siquiera han pisado O Couso pero que lo sienten muy dentro. Seres con ganas de seguir apostando por un cambio de paradigma posible, realizable, configurado en el cariño y la amistad.

Llegaron amigos desde muchas partes de España y algunos recién llegados de lugares tan lejanos como Inglaterra o las islas Canarias o Argentina. Vimos que éramos todos muy distintos. El entrañable Luis el Polaco estaba feliz porque descubrió de repente que todos los que van a Couso no son precisamente hippies, sino que también hay empresarios, profesores, médicos, ingenieros, periodistas, anónimos o famosos, ricos y pobres, de izquierdas y de derechas, creyentes y no creyentes. De alguna forma, conseguimos unir en un solo círculo una diversidad plagada de entrega y amor.

Esa es una de las grandezas de O Couso. La casa de acogida, que esperamos que este año sea aún más cómoda que el anterior, está abierta a todo tipo de alma peregrina que desee pasar con nosotros un instante, o toda una vida. Bienvenidos peregrinos, bienvenidas almas buenas. Sigamos reencontrándonos en nuevos encuentros. Alguien ya dijo de llamarlos “encuentros peregrinos”. Su doble significado quizás merezca nuestra atención.

Gracias de corazón por todo, gracias de corazón por creer en un mundo mejor, y hacerlo posible.

 

Pd. Si queréis organizar algún evento solidario para apoyar el proyecto por favor ponte en contacto con nosotros en info@dharana.org   Será un placer poder viajar a cualquier parte para compartir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s