Seguimos construyendo

a

“Comenzáis la construcción de una casa: algunas semanas o algunos meses después, esta casa está ahí, bien visible. Pero si decidís crear algo en el ámbito espiritual, nadie ve nada, ni siquiera vosotros. Así pues, ante esta ausencia aparente de resultado, os invade la duda, y por momentos os sentís tentados de abandonarlo todo para lanzaros, como todo el mundo, a una actividad cuyo resultado sea bien visible y tangible. Haced lo que queráis, pero un día, incluso en medio de los mayores éxitos, sentiréis interiormente que os falta alguna cosa. ¿Por qué? Porque a pesar de vuestras múltiples actividades no habréis abarcado lo esencial, no habréis todavía plantado algo en el mundo de la luz, de la sabiduría, del amor, del poder, de la eternidad”. Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos simientes de la Fundación Ananta

Los viajes suelen ser cansados y fatigosos. Normalmente sirven para abrir un paréntesis entre dos tiempos o entre dos realidades. También para conocer lugares y gente hermosa que vive su vida particular en su propia realidad diseñada. Tuvimos la suerte de conocer en este viaje a Iñaki Urkia, uno de los arquitectos más comprometidos con la construcción bioclimática y la bioconstrucción. Su estilo de vida, muy enfocado en la ecología y la meditación nos ha servido de inspiración. También de referencia al ver que en O Couso, sin tener mucha idea de casi nada, hemos conseguido crear un lugar hermoso, limpio y tranquilo. Aún queda un largo camino por delante para ir tejiendo ese lugar del que nos habla Aïvanhov. De alguna forma sentimos el apoyo y el empuje de esos que están deseosos de sembrar y crear un referente de luz y de amor. Es una tarea laboriosa, pero al ver la obra de Iñaki, hemos comprendido que es posible, que se puede realizar sin necesidad de buscar una cosecha o un fruto porque todo es posible, y no hay mejores frutos que los del trabajo constante.

Hoy llegaron a O Couso para echarnos una mano personas bonitas. Una de ellas, además, con conocimientos de albañilería, así que ha sido como un regalo en un momento en el que necesitamos, además de recursos de todo tipo, personas que sepan gestionarlos sabiamente. Tras poner esta mañana la primera puerta de O Couso para frenar un poco el frío en la casa de acogida, veíamos como ese pequeño gesto tenía mucho de simbólico. Nos damos cuenta que tras reconstruir lo más básico, ahora tenemos que introducir calor. El calor hará que el espíritu pueda resguardarse y crecer con más rapidez. Hará también que los peregrinos sedientos de las aguas que brotan de las fuentes de la sabiduría puedan saciarse con mayor comodidad.

Estamos trabajando duro para acondicionar el lugar. Cualquier aportación será siempre bienvenida. Sigamos construyendo el nuevo mundo.

(Foto: En la casa de Iñaki en Navarra ayer dibujando planos para la cabaña e intentando que nos ayudara con la futura Escuela de meditación y dones y talentos. Será difícil porque está muy cargado de trabajo, pero nuestra obligación era intentarlo).

 

 

Anuncios

One thought on “Seguimos construyendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s