Hadas traspapeladas

bego

¿Es que no bastaba ver la belleza de un jardín, sin tener que creer por ello que estaba habitado por las hadas? Douglas Adams

Hace unos días se enteraron de que teníamos frío e hicieron no se sabe cuantos kilómetros desde Asturias para traernos ropa y una nueva ventana para la casa. Esos días recibimos muchos apoyos porque el frío y las condiciones en las que vivimos aquí en O Couso reavivan la necesidad de ayudar al prójimo. Pero ellos supieron buscar el tiempo y el momento inmediato, sin pensarlo, para dejarlo todo y correr al auxilio.

Sus visitas son frecuentes y siempre es para dar, para dar y para dar. No sólo bienes materiales de todo tipo, sino también espirituales. Calor, compañía, amistad, momentos divertidos, pero sobre todo, trabajo, trabajo y trabajo. Cuando vienen no paran. Son un ejemplo claro y clarificador de lo que aquí se pretende. Penetrar en la virtud, bucear en el bien, buscar un mundo mejor, aunque para alcanzarlo haya que hacer de todo, pintar, tocar el acordeón o el piano, hacer croquetas vegetarianas o chorizo vegano, poner puertas y ventanas, enchufar cables, hacer mantas con tus propias manos o gorros de invierno, traer comida para los gatos y el perro y en abundancia para nosotros. Begoña y Javier se esmeran en potenciar sus talentos y sobre todo, lo más importante, en compartirlos. Porque de nada nos sirve un don si no podemos luego donde colocarlo al servicio de la construcción del edificio común.

Ellos no hablan de hacer el bien sino que construyen el bien con su ejemplo y trabajo, con sus manos y talentos. No filosofan sobre la espiritualidad sino que la ponen en práctica con sus gestos, con sus detalles continuos, con su contundencia a la hora de cumplir su parte en la persecución de algo mayor. Vienen, dejan su nota clave y se van felices tras el concierto realizado con el conjunto. No juzgan si hacemos bien o mal las cosas. Observan como poder mejorarlas y hacen lo posible para que así sea. Sin imposiciones, sin juicio.

Su última semilla ha sido la de crear conjuntamente con nuestra editorial un libro de cuentos ilustrados llamado Hadas traspapeladas y algunas añoradas, cuyos beneficios de venta irán a parar al proyecto O Couso. Uno más de sus talentos que ha visto la luz y que de alguna forma, directa o indirectamente, ayudará en la construcción del sueño común.

Si hay algo bueno que nos ha dado todo este esfuerzo ha sido el poder conocer a gente como Begoña y Javier. Son tantos los amigos, la gente bonita que ha pasado por aquí y se ha quedado para siempre en nuestras vidas y corazones, que nunca encontraremos palabras suficientes para agradecer tan privilegiado regalo. Gracias queridos por todo y por tanto.

http://phylira.com/home/162-hadas-traspapeladas-y-algunas-anoradas-9788494591570.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s