Feliz tiempo de renovación interior

Pasan los días con sus complejas enseñanzas, con sus amargos y dulces momentos, con sus sombras y sus luces, con sus nieblas, sus etéricas transformaciones, su sublime tempestad. Los ciclos se perpetúan, todo transcurre y se transforma. Estos meses han sido duros, complejos, de muchas pruebas. La vida parece tratarse de eso, de pruebas y más pruebas, como aquellos doce trabajos a los que acudía Hércules tras sentir la llamada de su alma. Algunas te hacen fuerte, otras humildes, y casi todas, encierran algún tipo de enseñanza inolvidable que te acercan a cierta sabiduría. Con todas las pruebas que nos da la vida se forja la voluntad, la humildad convertida en amor y la sabiduría que nace tras la experiencia.

En las últimas semanas, la casa de acogida ha vivido todo tipo de contrastes. Atendimos a algunos peregrinos del alma con serios problemas, acogemos a personas que deambulaban perdidas por el mundo y otras que se refugian del mismo, seres que intentan ver en estas utopías un consuelo, un hogar, una esperanza. Pero vivir la utopía es duro, porque abrir camino, especialmente ante lo desconocido, penetrar en los páramos despoblados, construir nuevos paradigmas y arquetipos, nunca es tarea fácil. El pago del pionero tiene un coste elevadísimo, un precio que solo se paga cuando una fuerza mayor te llama a ello.

Nada más llegar el otoño, estuvimos tres semanas sin luz, lo que nos obligó a reforzar el sistema eléctrico con un nuevo generador hasta que algún diga consigamos la plena autonomía eléctrica. Al mismo tiempo, y como si las puertas iniciáticas y sus duras enseñanzas se conjugaran en un mismo lugar, las tuberías de toda la casa reventaron. Hubo inundaciones en el recién estrenado cuarto de la hospedería, lo cual nos obligó a levantar todos los suelos mientras al mismo tiempo el pequeño tractor se averiaba de repente cuando preparábamos la huerta para el próximo año. Estamos cambiando todas las tuberías que van a la fosa séptica mientras hacemos arquetas nuevas y vaciamos de tierra un lateral de la casa, decidiendo tristemente el abatimiento de dos castaños centenarios, evitando con ello nuevas inundaciones y el derrumbe de una de las paredes laterales. Pruebas, ciclos, más pruebas. Así es la vida.

A pesar de todo ello, llega la fiesta solsticial y asumimos que la vida es así. Un renacimiento constante, un resucitar a cada prueba. Conseguimos llegar a la noche más larga para descubrir de nuevo cómo el sol se levanta en su cenit y renace de nuevo para aportar luz, más luz. El sol invictus nos llena de esperanza. La esperanza sostenida por una inagotable sensación de perpetuidad, de perseverancia a pesar de todas las dificultades. Cerramos este año confuso con mucha complejidad, pero también con muchas alegrías. Estas fiestas, a pesar de todo, la celebraremos con discreción, en familia, abrazados al calor fraterno del espíritu libre. Las luces interiores se encienden, y esta vez meditamos sobre la búsqueda de mayor luz, de mayor calor, de mayor alegría, de mayor esperanza compartida, fraterna, unidos a pesar de nuestras inevitables diferencias. Empieza la vocación y la consagración a reinar en este apartado rincón del mundo para crecer juntos, para trabajar juntos desde la tolerancia y el amor, venciendo nuestras dificultades, nuestras distorsiones. Al mismo tiempo que penetra el frío helado del norte, empieza también a surgir la clara luz de la visión primordial, la clara vocación de vida en comunidad fraterna, espiritual, consagrada al alto ideal.

En este tiempo llegaron para quedarse dos nuevas almas: Luna y Aura, dos perritas labradoras que buscaban un nuevo hogar y las acogimos con el cariño y la estima que el reino animal se merece. Dos nuevas adopciones que intentaremos amar incondicionalmente, como antes hicimos y hacemos con el resto de los amigos que nos acompañan desde el comienzo del proyecto. También celebramos la perseverancia de la nueva hospedera, que asume con un gozo en el alma la difícil tarea de acoger a toda persona que se acerca a este hogar compartido. Los tres meses de experiencia, la prueba de la humildad y el servicio incondicional, es algo difícil pero necesario para arrodillarnos ante la inmensidad del Misterio. La Casa de Acogida es nuestra particular puerta estrecha, nuestro espejo, nuestra primera prueba real.

Ha sido un año arduo y complejo para todos donde hemos visto cómo el becerro de oro se apodera cada vez más de nuestras vidas. Hemos pasado las pruebas de la pandemia y de todas las complejidades que nos han arrastrado hasta el lugar donde ahora nos encontramos. Aquí, en este pequeño sueño arquetípico, hemos creado un lugar de fortaleza, de esperanza, de humildad, de vocación y entrega renovada. Un lugar de ora et labora et sapientia. Un pequeño monacato vestido de modernidad. Un lugar de fe en el ser humano, a pesar de todo, desde la fraterna visión del espíritu libre.

Feliz fiesta solsticial. Feliz adviento. Feliz Navidad. Feliz año nuevo. Que las próximas doce pruebas nos acerquen cada vez más al espíritu que nos mueve. Que la vida del alma sea siempre la luz que nos guíe por esta senda sempiterna, la senda de la inevitable renovación interior. Que la luz, una vez más, renazca en la cueva de nuestros corazones y desde ahí, guíe nuestras vidas.

5 respuestas a «Feliz tiempo de renovación interior»

  1. Hola a todas;
    Aprovecho el interesante artículo sobre los contratiempos en lo cotidiano y su «utilidad» que tarde o temprano aparece, para desearos a vosotras también una feliz y peculiar etapa solsticial, durante la cual nos recogemos e interiorizamos igual que la savia de los árboles para luego expandirse en la primavera.

    También aprovecho para recordaros la confirmación de fecha de mi primera semana de experiencia, será en Enero-2022, desde el lunes 10- enero al domingo 16.
    Si estáis de acuerdo, por favor confirmar.
    Nos vemos en enero-2022
    Odette Guillán

    Get Outlook for Android
    ________________________________

    Me gusta

  2. Precioso escrito, sois admirables, vuestra fe e incondicional esfuerzo, vuestra voluntad para creer por encima de todo lo que suceda, es extraordinaria, admirable y me gusta mucho saber de ella.
    A ver cuando encuentro los tiempos para volver a visitaros y comunicarme así mas de cerca con vosotros.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: