Proyecto O Couso, hacia la autogestión futura

a

Estimados amigos,

ante todo queremos desearos una feliz entrada de año, esperando que este nuevo ciclo simbólico nos llene a todos de vida, esperanza, salud y prosperidad, interior y exterior. Desde el proyecto estamos felices porque gracias a la generosidad de más de setenta personas hemos conseguido el primer reto de financiación de la campaña de Goteo y ahora estamos centrados en el segundo reto. Queremos aprovechar este nuevo ciclo para centrar nuestras fuerzas en la autogestión y la autosostenibilidad. Somos conscientes de que esto antes no era del todo posible sin tener una buena estructura, una base. Ahora ya tenemos un buen asentamiento y estos son los retos que queremos compartir:

En estos últimos cinco años hemos obrado el milagro de convertir una ruina en un hogar. Nuestras fuerzas siempre han ido encaminadas a ello. No era posible pensar en otras cuestiones si la casa principal no tenía tejado, ni suelos, ni puertas ni ventanas. Gracias a la colaboración incondicional de voluntarios y amigos, hemos conseguido la proeza de crear un lugar seguro y habitable. Este año estamos haciendo un gran esfuerzo para poder completar este proceso de habitabilidad mínima y hemos podido completar, gracias a un gran esfuerzo económico, cuatro quintas partes de la rehabilitación del tejado. Esto nos da ánimos para pensar en el futuro próximo y centrar nuestras fuerzas en poder gestionar de forma más ágil la autogestión del proyecto. Para ello, vamos a desarrollar en los próximos meses un elaborado proyecto donde poder poner energías en la autogestión y el desarrollo económico desde nuestra filosofía del apoyo mutuo, la cooperación y la economía del don.

Para ello, a partir de la próxima primavera, vamos a buscar voluntarios que quieran desarrollar los siguientes programas y participar activamente en la experiencia de generar recursos para afrontar el reto de los próximos cinco años: la construcción y puesta en marcha de la futura Escuela Internacional de Dones y Talentos. Ahora que la casa de acogida ya es segura y puede albergar a más voluntarios, nuestros retos se ampliarán y se desarrollarán a mayor velocidad.

En los próximos meses vamos a desarrollar las ideas originales que nacieron hace cinco años y que han estado esperando impacientes todo este tiempo:

  1. Casa de acogida.
  2. Escuela de Dones y Talentos (programas y conferencias, etc…).
  3. Huerta y vivero.
  4. Biblioteca y librería.

 

  1. La casa de acogida aún no está terminada, pero en julio del próximo año deberá estar preparada para acoger a un gran número de personas y celebrar así el primer encuentro Utópico dentro del programa de la Escuela de Dones y Talentos. El reto consiste en organizar este encuentro y en hacer que la casa de Acogida esté preparada para recibir a muchos invitados. Nuestro primer invitado especial será Emilio Carrillo, el cual nos hablará de la utopía teosófica y su desarrollo en nuestro país. El segundo encuentro utópico se desarrollará en julio de 2020 bajo el título de “Utopías y Distopías”, y también será a cargo de Emilio Carrillo.
  2. Mientras construimos el edificio que tenemos en mente y conseguimos los recursos, el arquitecto y los permisos para hacerlo, estamos habilitando el “nuevo patio”, una vez cubierto con un nuevo tejado gracias al esfuerzo realizado en estos meses, para convertirlo de forma provisional en la Escuela de Dones y Talentos. La idea es buscar a personas que deseen compartir su “talento” bajo la economía del don y crear programas de cursos, conferencias o talleres donde poder hacerlo. Si tienes claro cual es tu “talento” y deseas compartirlo, avísanos.
  3. Huerta y vivero. La autogestión y soberanía alimentaria es otra cuestión importante en el proyecto. Tenemos un programa de cooperación y cocreación con la naturaleza para poder desarrollar en las casi cuatro hectáreas que tenemos de terreno. Este año, gracias al esfuerzo constante de un grupo de voluntarios, la huerta por fin ha dado sus frutos, y queremos que el próximo año podamos tener excedentes suficientes y empecemos también a desarrollar el vivero para hacer de O Couso y sus alrededores un auténtico jardín de las delicias.
  4. La librería y biblioteca es otro de los proyectos que queremos desarrollar. Para ello estamos habilitando, ya casi terminada, la estancia que íbamos a dedicar a la misma. Nos falta buscar estanterías para poner los libros que la Editorial Dharana donará al proyecto, y todos aquellos libros que nuestros amigos deseen donar. La idea, además de tener una extensa biblioteca donde los estudiantes puedan consultar y leer, es tener una librería donde podamos ofrecer bajo la economía del don todos los libros que sean donados.

 

Todas estas actividades que queremos desarrollar a partir del próximo año esperamos que sean suficientes para generar los recursos necesarios para poder ser autosostenibles y autogestionables y poder construir en los próximos cinco años el edificio de la Escuela de Dones y Talentos.

Si te motiva alguno de estos campos de actuación y quieres coparticipar en ellos el próximo año, escríbenos indicando en cuál te gustaría desarrollar tu voluntariado. Estaremos encantado de recibirte. Si no puedes estar entre nosotros pero quieres colaborar con este proyecto, te invitamos a que participes en la segunda ronda de financiación con Goteo en este enlace. Gracias de corazón por tu esfuerzo y dedicación. Gracias a amigos, voluntarios, miembros y comunidad con los que contamos para este sueño colectivo.

COLABORA EN LA SEGUNDA RONDA DE GOTEO:

https://www.goteo.org/project/o-couso-una-luz-en-el-camino

Anuncios

Feliz Navidad

Captura de pantalla 2018-12-25 a las 11.57.11.png

Estimados amigos,

ante todo, queremos daros las gracias a esas más de sesenta personas que han puesto parte de su vida en esta campaña que hoy termina. Aún faltan doce horas y tan solo nos quedan trescientos euros para poder alcanzar el objetivo. Tenemos confianza en que lo lograremos porque cada segundo, cada minuto sirve como punto de fe y esperanza. Así hemos levantado este proyecto, a cada paso, a casa minuto de fortaleza y seguridad interior. Por eso, en un día tan señalado como hoy, nos sentimos seguros de que el amor está renaciendo de nuevo en la tierra y de que, el mundo futuro será siempre mejor y más bondadoso. No tenemos duda de que así será porque cada vez hay más personas trabajando en ello. Los gestos de estos días lo confirman. Gente que no tenía nada y lo ha dado todo para apoyarnos. Gente que sin conocernos confía en nuestra prueba de fe.

Esperamos que toda la familia esté hoy reunida, ya sea en la tradicional comida de Navidad o ya sea más allá del lazo místico, allí donde las almas se reúnen en el banquete de la vida, siempre abundante y generoso. Que sean esas nuestras banderas, la paz, la generosidad, el amor, la comprensión. Que todos tengamos capacidad de reconciliarnos con aquello que nos dañó y con aquello que nos llevó hasta el sufrimiento. Que todos tengamos el corazón abierto a la vida para que el mundo amoroso se encarne en cada experiencia, en cada paso, en cada despertar. Amemos. Esa debería ser siempre nuestra labor en la tierra, nuestra verdadera misión.

Feliz Navidad, felices fiestas, y gracias de corazón a todos por vuestros regalos, guiños y gestos. Surgirá un nuevo mundo levantado por la fuerza del amor… A eso nos debemos… Siempre…

 

Gracias por vuestro apoyo en estas últimas horas:

https://www.goteo.org/project/o-couso-una-luz-en-el-camino

 

 

 

10 días, 52 cofinanciadores

goteo

 

Gracias, gracias, gracias. Ya solo quedan diez días para terminar la primera ronda de financiación y estamos a un 30% de conseguirlo. Estamos muy felices y agradecidos a esas más de cincuenta personas que nos han apoyado hasta el día de hoy. Nos sentimos acompañados y queridos en este proceso, donde los valores del apoyo mutuo y la cooperación se están manifestando sin lugar a dudas. El nuevo paradigma está calando en todos nosotros y nos estamos empoderando, nos estamos dando cuenta de que es posible hacer cosas bellas entre todos. O Couso tan solo es una semilla que pretende germinar en nuestros corazones para que luego, en todas las situaciones de la vida, podamos ser colaborativos, amables, sinceros, generosos, amorosos. Este es un lugar público y visible donde se puede apreciar esta nueva forma de ver y hacer las cosas, pero nuestro deseo es que sirva de inspiración a todo el mundo.

Así que gracias de corazón por vuestro apoyo incondicional, esperando que todo esto sirva para buscar en nuestros sueños un mundo mejor. Ahora quedan diez días para el primer reto. Ojalá entre todos lo consigamos y la casa de Acogida se llene de más luz, amor y cariño. Que la magia y lo milagroso sigan en nuestras vidas.

Gracias, gracias, gracias…

Puedes apoyar la campaña en este enlace:

https://www.goteo.org/project/o-couso-una-luz-en-el-camino

 

20 días, 30 cofinanciadores

captura-de-pantalla-2018-12-06-a-las-18-27-12.png

 

Ante todo, queremos dar las gracias a las treinta personas que ya nos han apoyado en esta campaña de quinto aniversario. Ya hemos superado la barrera psicológica de los primeros mil euros y ahora el siguiente objetivo es poder alcanzar el mínimo presupuestado. La financiación es siempre una importante cuestión que preocupa a las organizaciones e instituciones cuyas actividades son sin ánimo de lucro. En nuestro caso, el reto es doble, porque entendemos los recursos desde una perspectiva compleja (la generosidad voluntaria de todos los que participamos en el proyecto como voluntarios y amigos), con unos valores difíciles de entender (el apoyo mutuo y la cooperación) y una economía adelantada a nuestro tiempo (la economía del don).

En estos cinco años podemos estar satisfechos porque hemos podido invertir sumas de dinero desde esta visión para poder convertir una ruina en un hogar que sirva de calor e inspiración. Aún no hemos terminado y nos queda un largo recorrido, pero pensamos que el esfuerzo merece la pena. Por eso queremos dar las gracias a las treinta personas que nos han ayudado hasta ahora y esperamos multiplicar esos amigos en los próximos veinte días.

No dudéis en animaros. El proyecto sigue adelante, todos los días seguimos acogiendo a personas que vienen a visitarlo y experimentarlo. Este próximo año queremos ir un poco más lejos y deseamos afianzar los primeros pilares de la Escuela Internacional de Dones y Talentos. También queremos empezar a abrir el lugar para que colegios e institutos puedan venir a conocernos y comprobar que se puede vivir desde valores solidarios, que se pueden hacer cosas entre todos y cofinanciar proyectos que buscan el bien común, como lo hace el nuestro día a día, con una mínima aportación. Gracias de corazón por el apoyo y vayamos sembrando utopías entre todos.

Puedes apoyar esta iniciativa aquí:

https://www.goteo.org/project/o-couso-una-luz-en-el-camino

 

Evolución de la casa grande. Gracias de corazón a los que lo hacen posible

aa3

o-couso.jpg

Entre estas tres imágenes hay casi cinco años de diferencia. Los que habéis conocido el proyecto desde sus inicios sois conscientes del milagro que se ha obrado en el lugar desde sus inicios. En cinco años hemos demostrado varias cosas. La primera es que la generosidad como valor humano incondicional puede obrar milagros. La segunda es que bajo los valores del apoyo mutuo y la cooperación se pueden construir lugares de convivencia colectiva fraternal. Lo tercero es que lo hemos creado entre todos y para todos, sin la intervención de una entidad de crédito.

Es cierto que todo ha sido más lento y más orgánico, pero también es cierto que la crisis nos invitó a hacer las cosas de forma diferente y no solo lo hemos intentando sino que de alguna forma lo estamos logrando. La casa, que en el año 2014 era una auténtica ruina abandonada e inhabitable, ahora cada vez más se empieza a parecer a un hermoso hogar. El esfuerzo y la constancia están haciendo posible este milagro y nuestro deseo sigue firme y concienzudo para llegar hasta el final de la fase de reconstrucción. Por eso os invitamos a que participéis activamente con nuestra segunda campaña de financiación colectiva y aportéis vuestra gota de ayuda, vuestro punto de apoyo para que algún día, cuando pase mucho tiempo y este sea un lugar de todos y para todos, un lugar de paz y amor, podamos decir orgullosamente que fue gracias a todos nosotros.

Gracias de corazón por vuestro siempre apoyo incondicional. Gracias por creer que otro mundo, más amable, pacífico y amoroso es posible. Gracias a todas las personas de buena voluntad que ya han aportado su trozo de vida en este mágico e inspirador lugar. Estamos sembrando inspiración para las futuras generaciones. Estamos sembrando ideas y fórmulas para inspirar a otros. Esa es nuestra misión.

Muestra tu apoyo en:

https://www.goteo.org/project/o-couso-una-luz-en-el-camino

 

 

 

 

 

 

 

Goteo: Segunda campaña de cofinanciación en nuestro 5º aniversario

a1.jpg

O Couso es un lugar especial. Todos los que habéis estado lo habéis comprobado de alguna forma. Es como una escuela o como un jardín donde disfrutar de la naturaleza. Es como un templo para la mente y un lugar de paz para el espíritu. Es un espacio compartido al cual todos podemos ir para pensar, aprender, compartir nuestro conocimiento con otros y disfrutar juntos de la fiesta de la amistad, el amor y la vida. A cambio, nunca hemos pedido nada, solo la confianza, la fe y la esperanza de que entre todos podemos construir un lugar para todos. Nuestros pilares se basan precisamente en ese tipo de valores donde el ser humano y su interacción con la naturaleza son los protagonistas. La educación y el respeto son la clave para que esos valores sigan creciendo entre todos. Y los que estamos aquí, trabajamos en humilde silencio para provocar el encuentro y cuidar el lugar.

Este próximo año, O Couso cumplirá cinco años de existencia. Nos sentimos francamente felices por este logro, especialmente por pensar que la Casa de Acogida por fin es acogedora y por fin podemos decir que, si todo va bien, aprovecharemos el empuje de este aniversario para poder terminarla totalmente. Para ello hemos lanzado una nueva campaña de crowdfunding, la segunda en estos cinco años, con la que esperamos, con la ayuda de todos nuestros amigos y simpatizantes, el poder terminar las obras que quedan.

El reto es doble porque para celebrar este cinco aniversario, vamos a inaugurar también nuevos programas de la futura Escuela de Dones y Talentos. En julio estará con nosotros Emilio Carrillo, el cual tendrá el honor de dar el pistoletazo a los Encuentros Utópicos en los que trataremos temas relevantes que puedan ayudar a inspirarnos y trabajar por un mundo más humano para todos. Emilio tiene gran poder de convocatoria y queremos estar preparados para acoger a cuantas más personas mejor.

La fundación Dharana y el propio Proyecto O Couso, fieles a financiarse únicamente mediante el nuevo paradigma de la economía del don, está convencida de que a la larga podremos entre todos seguir cumpliendo con nuestros objetivos materiales de tener un lugar hermoso donde compartir y enlazar mundos y los objetivos intangibles de servir de modelo de inspiración donde primen la generosidad, el compartir, el apoyo mutuo y la cooperación. Por eso este año queremos pedir un segundo esfuerzo para poder terminar las obras que nos quedan. Los retos para esta campaña son los siguientes:

Con 12.000 euros podremos llevar a cabo lo que resta de reparación del tejado de pizarra y madera. Con otros 12.000 euros más se podrán adquirir las placas solares para colocar sobre el tejado y potenciar el sistema eléctrico correspondiente y como reto, con los 36.000 euros restantes se realizará el sistema de calefacción en toda la casa y levantamiento de muros, suelos y fontanería en la zona de vivienda que se está actualmente reconstruyendo, además de tener por fin un invernadero para la huerta.

Si todo el que leyera esto donara 5€, solo tendríamos que recaudar fondos un día al año para poder terminar la casa de acogida y la futura Escuela de Dones y Talentos. Os animamos a que podáis participar de este reto, difícil pero no imposible, para que la llama siga viva y podamos seguir trabajando juntos, inspirándonos juntos y compartiendo juntos. Siempre quedaremos agradecidos y siempre seremos antorchas, pase lo que pase, para generaciones futuras. Gracias de corazón a todos.

Puedes colaborar en este enlace de Goteo:

https://www.goteo.org/project/o-couso-una-luz-en-el-camino

Gracias a todos por la difusión de esta campaña…

Ser o tener

a.jpg

Hoy es el día del BlackFriday, un día donde nuestros valores, nuestra contención y nuestra disciplina económica se ponen a prueba. Vemos todas las ofertas y no deja de ser tentador en qué podemos gastar algo de dinero, aunque no lo necesitemos, con tal de poder hacernos con alguna cosa. Hoy debería ser un día de reflexión para todos, y no de impulso. La compra compulsiva puede educarse, puede adiestrarse de alguna manera de forma inteligente y madura.

Un profesor de ciencia económica nos advertía de que si de repente todo el mundo se volviera budista, la economía de mercado se derrumbaría. Aquella observación nos llama la atención porque detrás de la misma existe una profunda cuestión de valores. Sin embargo, podemos reflexionar que no hace falta hacerse budista, ni siquiera venirse a vivir a la austeridad de O Couso para cambiar de valores, y que tampoco hace falta hacer quebrar la economía de mercado, solo debemos inundar esa economía precisamente de eso, de valores. Recordemos nuestro lema, hacer de un mundo bueno, un mundo mejor. Y la mejoría constante es posible con un poco de esfuerzo personal, de trabajo personal.

Ahí juega importancia nuestra elección a la hora de consumir. Es evidente que tal y como hemos montado nuestras vidas, debemos consumir, comprar y vender para seguir adelante. La cuestión de fondo es qué consumimos, cómo y cuándo. En estas décadas de visión materialista de las cosas hemos olvidado cuestiones principales. Hemos cambiado los valores del ser por los valores del tener. Está bien dedicar algo de tiempo y dinero a comer bien, vestir bien y tener una vida cómoda. El problema es cuando fijamos toda la balanza en ese aspecto básico de nuestras vidas, olvidando lo más importante de todo: vivir. O mejor dicho, saber vivir.

La vida está llena de matices, de ahí la importancia de ser conscientes de los mismos. Si hacemos y obramos desde la más absoluta de las inconciencias, olvidaremos el ser y todo se convertirá en una vida vacía llena de cosas. ¿Cómo cambiar esa experiencia del tener por el ejercicio del ser?

Una de las cosas que más está ahora de moda es cambiar cosas por experiencias. Es decir, dejar de comprar cosas que terminan acumuladas y olvidadas y cambiarlas por momentos con los amigos, por salidas al campo, por retiros, vacaciones, excursiones, cursos donde compartir, conciertos donde bailar, lugares donde ir para practicar la calidez del abrazo y el amor compartido, conferencias y charlas donde aprender a vivir… Aquí en O Couso llamamos a todo ello “semana de experiencia”, “21 días de experiencia”, etc… porque lo que se trata es de vivir momentos y experiencias únicas e irrepetibles, algo que jamás olvidaremos con el tiempo.

Hay una infinidad de ofertas basadas en la experiencia y no en la voluntad de acumular cosas. Y cambiando una cosa por otra, cambiamos nuestros valores y transformamos los valores del sistema capitalista sin destruirlo, sino tan solo transformándolo hacia algo mejor, más humano, cercano, próximo y verdadero. Pasar del mundo de las cosas al mundo de la experiencia humana está en nuestras manos.

Si la experiencia de leer estos escritos te gusta, no dudes en colaborar con nosotros y no dudes apuntarte a una de nuestras experiencias. Es una forma de consumo consciente donde todos ganamos algo. Nuestra pedagogía de la economía del don pretende transformar nuestra visión con respecto a las cosas y el razonable uso del dinero.

GRACIAS POR TU APOYO

donar

 

O Couso, enlazador de mundos

abc

Si de algo nos sentimos orgullosos en estos casi cinco años de vida es de toda la gente que de alguna u otra forma se ha enlazado gracias a este proyecto. Nuevos amigos, nuevas parejas, nuevas familias, nuevas historias, nuevas e infinitas reminiscencias de todos los tiempos que aquí se han reunido. Personas que se han amado, personas que se han mirado por primera vez y han seguido juntos, ya para siempre. Personas que durante años no sabían de la existencia de otros y al llegar aquí se han vuelto inseparables. Tantas y tantas historias, tantos y tantos encuentros, tantas y tantas memorias que se han juntado con la excusa de un paseo, una meditación, un trabajo conjunto, y ahora son almas que se reconocen como parte de una gran familia.

Si por algo nos sentimos felices es por esa sensación de misión cumplida, de haber compuesto tantas sinfonías desde el silencio, de haber cumplido con nuestra parte desde un segundo plano. Creamos el espacio y los demás han creado un hogar. La música de tantas almas ha creado una humanidad unida por los lazos místicos de la amistad y el amor, por la amabilidad de compartir promesas y dificultades.

Son tantas las personas que han llegado y se han marchado y han dejado aquí su semilla. Son tantas las almas peregrinas que han encontrado aquí soporte y calor, cariño y amistad. Sí, nos sentimos bendecidos por esta sensación de haber hecho todo lo que estaba en nuestras manos para crear mundos posibles.

Y seguimos preparando el espacio para que cada día sea más cómodo y más confortable para esta gran familia. Para que nuevas almas se reúnan al fuego de nuevos valores, de nuevas formas de pensar e imaginar el mundo. Queremos seguir sembrando semillas en todos los seres que por aquí pasen para que les sirva de inspiración futura. Un nuevo mundo es posible. Seguramente no veremos sus frutos, pero estamos cumpliendo fielmente con nuestra parte. Sigamos enlazando mundos. Sigamos imaginando un mundo bueno, un mundo mejor.

 

GRACIAS POR TU APOYO

donar

 

Otoñar…

a

Lo revolucionario del silencio es todo lo que es capaz de transmitir sin decir nada. El otoño es como un preludio, un prólogo o una introducción a ese silencio que pronto llegará en las frías noches de invierno. En ese prefacio podemos caminar por los bosques y escuchar aún el crujir de las hojas que van cayendo poco a poco sobre el manto verde del suelo. Los caminos empiezan a embarrarse y las pisadas de los animales que nos rodean empiezan a impregnar las esencias dóciles del barro.

Los voluntarios dejan de llegar y toca recogernos, arrimarnos a los primeros fuegos y buscar en la entraña de nosotros mismos las enseñanzas y experiencias que nos hicieron más humanos. La leña ya está preparada, las manos se frotan por las mañanas para intentar atraer con la fricción la promesa del calor matutino. Los últimos frutos de la huerta gozan aún de salud y las herramientas empiezan a ser ordenadas en el taller esperando una nueva primavera.

Todo lo que nos rodea es susurro y recuerdo. Un verano intenso, muy intenso, a veces alegre, a veces doloroso, pero siempre compartido. Compartimos sueños de un mundo mejor, utopías que se desvanecen ante la imposibilidad de poder abarcarlo todo, o ante la necesidad de considerar que todo esto vale la pena por el esfuerzo y la tenacidad. Estamos aprendiendo a manejar los tiempos y a conjugar la bondad de compartir con la necesidad de subsistir ampliamente en todas las facetas humanas. Pero romper moldes nos cuesta. Buscar en nuevos paradigmas respuestas apropiadas a los ciclos y los tiempos requiere silencio, reflexión, arquitectura emocional e inteligencia activa al servicio de la causa.

Otoñar es todo eso. Es ver caer las hojas mientras nos interrogamos sobre lo que estamos haciendo, sobre las equivocaciones, sobre los pocos aciertos. Los lugares son hermosos, vivir en los bosques, en plena naturaleza es todo un privilegio. Hacerlo de forma compartida es un regalo. Pero el sacrificio constante de ambas dádivas requiere de una fortaleza especial, de una visión poderosa que nos dote de la fuerza suficiente para seguir adelante.

Vivir una vida alternativa con unos valores alternativos en un lugar revelador solo puede servir como fuente de inspiración. No para que todo el mundo haga lo mismo y dedique su vida a buscar un lugar en el mundo. Realmente no cambia mucho el estar aquí o allá. No son los espacios los que provocan la magia. Es lo milagroso de la proeza del compartir lo que hace que un espacio sea mágico. Nosotros hemos experimentado ese milagro dentro y fuera de todo lo que aquí pasa a diario. Pero hay que estar atentos, observantes. Hay que ser amables, generosos y flexibles para poder entender esa grandeza. El otoño nos permite, con sus suaves susurros, comprender el milagro de la vida, su esencia, su verdadero poder. Seguiremos transitando sus vías amables y alegres, agradecer a la aurora de cada día el regalo de estar vivos.

El gran tejado avanza

a

Cuando tomamos la decisión de afrontar con valentía y fuerza la construcción del tejado que nos faltaba fue sin duda algo totalmente osado. Pero nos dábamos cuenta que desde el inmovilismo y la queja nunca íbamos a terminar nada, así que decidimos buscar soluciones imaginativas al gran reto que nos suponía esta obra.

El presupuesto total del que hablábamos era de unos veinte mil euros incluyendo la pizarra, el aislante, los rastreles, la madera, los grandes palos y la mano de obra que necesitáramos para las cosas más complejas. Cuando tomamos la decisión no teníamos presupuesto ni dinero en caja, pero intentamos acordar con los proveedores el pagar poco a poco todo lo que fuéramos haciendo. El resultado ha sido casi milagroso. La mano de obra inicial, el aislamiento y parte de los materiales ya están casi pagados. De todo el presupuesto, solo debemos tres mil euros de pizarras y otros tres mil de maderas de un presupuesto total de veinte mil. Lo cual para nosotros ha supuesto un gran reto además de un gran agradecimiento a todos los que nos habéis ayudado a conseguirlo. También muy agradecidos a los proveedores, vecinos de confianza que nos han ayudado en todo hasta el último suspiro.

El verano llega a su fin y estamos buscando fórmulas imaginativas para seguir adelante, terminar el tejado y abonar lo que nos queda por asumir. Esta seguramente es la última gran obra que hagamos en la casa de acogida a falta de terminar el último tejado antiguo que ya deberemos afrontar, debido al mal tiempo y la falta de recursos, en la próxima primavera.

De nuevo un año complejo, como siempre difícil y como siempre lleno de retos y aprendizajes. Mucha gente nos ha visitado este verano y sopesamos tener un invierno tranquilo para poder descansar y recuperarnos de la gran labor que supone seguir firmes al frente de este ambicioso proyecto hecho entre todos y para todos.

Gracias de corazón a todos los que nos habéis apoyado y a todos los que veis en este lugar un punto de luz y esperanza. Gracias a todos los voluntarios que han estado al frente dándolo todo y gracias a todos aquellos que desde la lejanía habéis dado todo lo que está en vuestras manos para apoyarnos. Gracias a los amigos del grupo de Teaming que con un euro al mes hacen posible muchas cosas y gracias a aquellos anónimos que nos habéis echado un cable. Gracias, gracias, gracias y feliz entrada al equinoccio de otoño…