Vivir en Comunidad

AUROVILLE

Gracias a la generosidad de Julia Ramos, experta en comunidades y gran conocedora de temáticas como la permacultura o empresas de carácter social, estamos organizando el primer encuentro que haremos con la Fundación Dharana, cuya temática será “Vivir en Comunidad”, poniendo como ejemplo la comunidad internacional de Auroville, una de las más grandes del mundo.

Para ello contaremos con la participación de dos habitantes de dicha comunidad, Joseba y Anandi, los cuales, recién llegados de India, podrán contarnos sus experiencias.

Os esperamos a todos ya que aprovecharemos para presentar brevemente el Proyecto O Couso y todo lo que tenga que ver con el mismo.

Anuncios

Los brotes de la fraternidad humana

a

El mayor espectáculo es un hombre esforzado luchando contra la adversidad; pero hay otro aún más grande; ver a otro hombre lanzarse en su ayuda”. (Oliver Goldsmith)

Si pudiéramos asentar las bases de este nuevo siglo podríamos decir con rotundidad que este será un tiempo de colaboración y elevación de la condición humana. Los límites de nuestra resistencia como grupo han sido más que probados a lo largo de la historia. Ni catástrofes, ni guerras, ni epidemias, ni crisis han podido reducir nuestra condición. Más bien ha ocurrido todo lo contrario, ante la adversidad, el ser humano ha reaccionado con coraje y valentía.

En ese sentido, podemos sentirnos satisfechos por ver como aquello que nos aleja de nuestra dignidad más elemental es vencido por el espectáculo de vernos unos a otros apoyando nuestras vidas, nuestros soportes vitales ante la experiencia y la incertidumbre. El apoyo y la colaboración de unos con otros ha sido capaz de transformar el destino de toda una especie. Y en estos tiempos de acelerado ritmo, de ruptura con lo añejo y de vueltas a timonear un nuevo espacio y un nuevo tiempo tenemos el derecho de seguir buceando en la plenitud sostenedora.

El reto es imponente. Si seguimos endiabladamente ciegos ante la actitud egoísta podemos retroceder en muchos aspectos. En este tiempo de caducidad, donde todo parece volverse inútil y donde el futuro incierto reclama mucho más que atención, estamos dispuestos a saborear el éxito del reto que viene. El éxito de la comunión humana, de la libre y fraternal unión de almas. Ese es el sentido que conducirá nuestros destinos hacia una relación diferente entre los unos y los otros. La semilla de la fraternidad ya está sembrada. Pronto empezará a dar sus inevitables brotes.

ESCUELA DE DONES Y TALENTOS

a

Cuando proyectábamos el proyecto O Couso sabíamos, como nos ocurrió hace cinco años, que teníamos que incluir en el mismo una escuela, o un “learning centre” o algo parecido que pudiera orientar a esos buscadores cargados de preguntas y con ganas de profundizar en los nuevos paradigmas que están surgiendo con tanta fuerza. Teníamos claro que nosotros no íbamos a desarrollar ningún tipo de compleja pedagogía, ni crear ningún dogma o ideología de ningún tipo, más bien, sería un trabajo desde la sencillez, con algunas pocas claves para “extraer” el conocimiento desde dentro en un entorno apropiado para ello. Unos días de silencio, un poco de trabajo comunitario, algunas breves lecturas y un recorrido extenso por el ser interior para terminar celebrando esos días de compartir y co-creación.

En estos días de tour con Emilio Carrillo la idea se iba haciendo cada vez más fuerte y potente en nuestro interior: la escuela debía ser una escuela para el alma, es decir, una escuela que extrajera de nosotros nuestros dones y talentos. Cuando esta mañana se lo comentaba con entusiasmo a Emilio quedaba encantado: “una preciosa y potente iniciativa”, nos decía. Realmente era cerrar el círculo de lo que llevamos tiempo sintiendo en nuestro interior, porque realmente, el entusiasmo de todo lo que estamos haciendo potencia significativamente nuestros dones y talentos para que el proyecto se materialice poco a poco.

¿Y cómo hacer que cada cual encuentre sus dones y talentos? En ese sentido tenemos una modesta experiencia porque de una u otra forma hemos dedicado los últimos años a desarrollar esa conexión interior que nos ha enlazado de forma hermosa con aquello que sentimos que teníamos que hacer por encima de cualquier otra cosa. Llamémoslo misión, propósito, sentido, vía, camino… El nombre es lo de menos, pero sí sabemos que hay algo especial que nos empuja a realizar unas y no otras cosas. ¿Y cómo podemos identificarlo? Por un vital indicador: la felicidad y la alegría que nos surge cuando hacemos eso que realmente hemos venido a hacer.

No podría ser de otra manera. Por eso uno es feliz cuando expresa su don y talento. Ya hablé de ello en el pasado tras terminar mi primer vipassana y empezar ese peregrinaje de casi cuarenta días por el Camino de Santiago. Todo lo que tenemos que hacer en la vida es dejar de hacer, es decir, reencontrarnos con la profunda visión penetrante de lo que somos para que se exprese dentro y fuera de nosotros nuestras propias maravillas, nuestro propio glorioso y milagroso paso por el mundo. Así os lo deseo, de corazón.

DEJA LO QUE PUEDAS, COGE LO QUE NECESITES

a

Construir una casa, y no nos referimos tan sólo a una casa material, tiene un coste importante en recursos y tiempo. Esta semana pasada hemos conseguido cinco mil euros más para el proyecto gracias a las presentaciones que hemos realizado del libro “Dios”, de Emilio Carrillo. Es un trocito más de pared, un trocito más de espíritu para empujar esta hermosa aspiración que ha pasado a ser un sueño grupal.

Lo que empezó como el sueño de unas pocas personas, se está convirtiendo en una red de complicidades y guiños que va más allá de nuestras fronteras psicológicas. Con ello estamos descubriendo una nueva fuerza, un nuevo empuje hacia ese modelo que queremos para nuestra sociedad. Estamos dando un paso cuántico que va desde el individualismo egoísta y dócil a la rebeldía grupal, al apoyo y cooperación generosa de todos con todos. Sumando, una y otra vez sumando, sin restar un ápice de nada ni de nadie. Todos aportan algo y así todos ganamos. Un trozo de ilusión, cinco euros, mil, qué importa la cantidad, un trozo de tiempo o de espacio o de arte o de entusiasmo. Todos, y cada vez somos más, estamos creando algo que va más allá de lo meramente material. Una casa común en un espíritu de cooperación común.

Sin darnos cuenta estamos coparticipando en esa filosofía nueva de amor en acción, de voluntad al servicio del saber. Estamos siendo instrumentos de ese paradigma que está naciendo como semilla fértil dentro de nuestro interior. Tendemos una mano para dar y recibir y descubrimos la importancia de colaborar juntos. “Deja lo que puedas y coge lo que necesites”, como en el verdadero espíritu del Camino de Santiago. Esa es nuestra filosofía y esa es la filosofía del nuevo mundo. Y ese será el letrero que anunciará la bienvenida al lugar que albergará este propósito.

No pediremos nada más que la responsabilidad de sabernos unidos por el lazo místico y por las coordenadas de la buena voluntad al bien. Cuando lleguemos a la utopía habrá mucho que hacer, pero habrá algo seguro, será nuestra casa. Y en esa casa deberemos empezar a trabajar con esfuerzo para que el mensaje se extienda y se reproduzca en lo tangible. ¿Otro mundo es posible? Claro que sí, ya hay muchos que lo están poniendo en práctica. Ahora ha llegado nuestro momento. Ahora nos toca a nosotros. Os esperamos mientras agradecemos de corazón todos vuestros apoyos.

Ayúdanos a cocrear

a

Estamos recibiendo multitud de ayudas desde diferentes ámbitos y estamos felices por ver que la primera piedra de esta casa, el apoyo mutuo y la cooperación, está funcionando. Aún nos queda un largo camino por recorrer, pero estamos convencidos de que será posible en este proyecto que ya es de todos.

Ahora necesitamos dar un nuevo impulso al crownfunding y estamos buscando nuevas fórmulas de colaboración. Algunas ya están tomando forma y estamos convencidos que surgirán otras nuevas.

Los amigos de la Editorial Masonica, junto al amigo Adolfo Alonso, autor del libro “Filosofía (desmitificada) de la masonería”, cederán los derechos de autor al proyecto O Couso.

Los amigos de la Asociación Shamballa junto a la amiga Ariadna, están organizando un concierto benéfico para apoyar el proyecto.

El autor Emilio Carrillo nos cede generosamente la posibilidad de vender sus libros en todas sus conferencias, destinando los beneficios de la venta al proyecto.

Nuestro querido Rafael, de forma totalmente desinteresada, se está haciendo cargo de toda la difusión por las redes sociales.

A todo esto hay que sumar las más de treinta personas que han donado dinero o han facilitado un préstamo al proyecto, lo cual ha posibilitado que en pocos días hayamos conseguido recaudar una cuarta parte de lo necesario.

A pesar de todo lo que hemos conseguido, necesitamos aún muchas más manos para levantar las primeras piedras del proyecto. ¿Se os ocurre alguna forma de colaboración? ¿Qué más podemos hacer para dar un nuevo impulso al proyecto y así estar pronto todos juntos trabajando piedra sobre piedra? Esperamos vuestras sugerencias y apoyos. Cualquier ayuda, por minúscula que sea, será para nosotros de gran ayuda. No importa si puedes donar cinco euros o cinco minutos de tu tiempo. Cualquier cosa, por ridícula que parezca, siempre sumará. Te esperamos agradecidos.

¿Qué necesitamos en estos momentos?

– Nos faltan 75 mil euros para abordar esta fase del proyecto. Para nosotros no sólo es una cifra, sino también una energía en movimiento. Ayúdanos a que circule porque todo aquello que damos el universo siempre es devuelto con creces. Si son donativos serán bienvenidos. Todos aquellos donativos son registrados como fondo para el donante por si alguna vez tienes necesidad de recuperar el dinero, así lo haremos. Los préstamos son puntualmente reintegrados según acordamos con todos los prestamistas con acuerdos y contratos entre ambas partes.

– También necesitamos diseñadores que nos ayuden a crear flayers llamativos o una web más desarrollada y profesional. ¿Te animas a ello?

– El boca a boca es la mejor herramienta para llegar a cuantos más mejor. No dejes de hablar del proyecto si crees en los valores que proyecta.

– ¿Estás en el paro? ¿Tienes tiempo? Tu tiempo y tu arte es oro para nosotros, seguro que de alguna forma puedes ayudarnos con tus ideas, con escritos, con noticias, recaudando fondos. No podremos pagarte con dinero, al menos de momento, pero seguro que encontrarás una motivación extra que te abrirá luego muchas puertas. Nosotros te ayudaremos en todo cuanto podamos.

– ¿Eres artista? ¿Quieres apoyar el proyecto compartiendo tu arte? Seremos a su vez una plataforma que te ayude y empuje en tu carrera.

– Necesitamos embajadores del proyecto. ¿Quieres ser embajador? ¿Tienes una empresa que comulga con nuestros ideales y deseas patrocinar parte del proyecto? ¿Eres miembro de una institución que quizás pueda colaborar con nosotros? Buscamos sinergias y relaciones que puedan aportar beneficio para todos.

– ¿Tienes alguna idea que nos pueda ayudar? Te escuchamos, queremos aprender, queremos mejorar, queremos acompañarte y que nos acompañes para que pronto estemos, bajo la luz tenue de una cálida chimenea, proyectando las bases de lo que vendrá después.

Te esperamos y te abrazamos agradecidos por todo lo ya conseguido y por todo lo que está por llegar. Gracias de corazón por creer en la utopía viva.

Cuatro mil euros conseguidos en las presentaciones de Segovia y Madrid para el Proyecto O Couso

la foto

Como todos los años, este Contigo Somos Más Paz ha sido especial y entrañable. No sólo por el reencuentro con almas bellas que año tras año se acercan a compartir abrazos sentidos y miradas cómplices. También por la oportunidad de poder presenciar en vivo y en directo el aura de seres puros y hermosos como Emilio Carrillo o Sister Jayanti, por citar los más conocidos que este año han compartido su tiempo, su entrega desinteresada, su amor y sabiduría entre nosotros.

Esta semana ha sido de vértigo gracias a la tres presentaciones que por Segovia y Madrid hemos podido tener en compañía de Emilio Carrillo, un alma generosa y poderosamente humilde. Gracias a su labor, hemos podido vender un total de cuatro mil euros en libros, los cuales han sido donados íntegramente al Proyecto O Couso.

Estamos muy felices porque sabemos que aún tenemos mucho trabajo por delante, pero sobre todo, porque estamos cargados de fuerza e ilusión, y sobre todo, entusiasmo por todos aquellos que estáis apoyando el proyecto. Cualquier esfuerzo será bienvenido, ya sea por una aportación económica (cinco euros nos hace la misma ilusión que mil) o por vuestros ánimos diarios. Hoy muchos amigos nos han comprado libros sólo para animarnos con el proyecto. Así que a todos os damos las gracias.

También hemos recibido la grata noticia de que un buen amigo ha donado los derechos de autor de su último libro a la causa. Cada día somos más los que creemos que la utopía es realizable, y por ello, gracias, gracias, gracias…

Un abrazo a todos y seguimos… la próxima semana estaremos presentando libros en Granada y Sevilla…

Emilio Carrillo, presentaciones en septiembre para apoyar el “Proyecto O Couso” y Fanum

EMILIO CARRILLO

Estimados amigos,

este mes, con la intención de poder ayudar en el Proyecto O Couso y darle un impulso definitivo, vamos a acompañar a Emilio Carrillo por toda la geografía española para presentar su libro “Dios”.

Los ingresos que de todo ello se puedan derivar para el autor, serán donados íntegramente a la Fundación Andaluza Nuevo Mundo (FANUM) para la financiación de proyectos de cooperación al desarrollo e iniciativas de ayuda social.

Los ingresos que de todo ello se puedan derivar para la editorial, serán donados íntegramente al Proyecto O Couso, el cual esperemos que este mes de septiembre coja un nuevo y estimulante impulso.

Gracias de corazón por acompañarnos y os esperamos a todos en estas citas. Emilio os sorprenderá y estoy seguro que no os dejará indiferentes.

PRESENTACIONES SEPTIEMBRE:

+Jueves 12, 18:30 horas, Segovia:

“Cesó todo y dejeme: la transformación en Dios”

Centro Integral de Servicios Sociales de la Albuera del Ayuntamiento de

Segovia (C/ Andrés Reguera Antón, s/n)

Entrada libre hasta completar el aforo

+Viernes 13, 18:30 horas, Madrid:

“Nuestro verdadero ser, Naturaleza Divina y vida cotidiana”

Colegio Gredos San Diego (Moratalaz) (C/ Luis de Hoyos Sáinz, 170)

Desde el martes 6 de agosto, todas las plazas del aforo (280 butacas)

están ya ocupadas con las reservas llegadas a la organización:

shamballa@live.com

+Domingo 15, 11:00 a 14:00 horas, Madrid:

“VIII Encuentro Contigo somos + Paz”

Teatro Nuevo Apolo (Plaza Tirso de Molina, 1)

Para más información:

http://www.fundacionananta.org/web/index.php/eventos/contigo-somos-mas-paz

+Viernes 20, 19:00 horas, Sevilla:

“Dios”

Salón de Actos del Colegio Santa Ana (C/ Padre Damián, 2, junto a la

parroquia de Los Remedios)

Entrada libre hasta completar el aforo (410 butacas)

+Jueves 26, 18:30 horas, Huesca:

“Las causas del sufrimiento: Dios exterior y búsqueda del

bienestar”

Espacio Negocio (C/ Lanuza, 17, Bajos)

Es conveniente realizar la inscripción previa y reservar plaza enviando

un email a: info@espacionegocio.es

Para más información: http://espacioactivo22.blogspot.com.es

+Viernes 27, 18:30 horas, Lleida:

“Ficciones mentales: sufrimiento, necesidad de hacer e idea de

cambio”

Lugar por determinar

Para más información: www.pazamorunidad.org

+Sábado 28, 18:00 horas, Barcelona:

“Dios es yo. Y yo… ¿soy Dios?”

Auditorio y Centro de Convenciones AXA (Avenida Diagonal, 547)

Es conveniente realizar la inscripción previa y reservar plaza enviando

un email a: akokobarcelona@topmail.com

Para más información: https://www.facebook.com/events/160684880774163/

Trabajar para otros, para uno mismo o para un ideal

a

El trabajo debería ser algo que nos embargara de satisfacción, de libertad y de crecimiento. No esa tarea que muchas veces nos insatisface o que se resume en ocupar un tiempo prolongado de nuestras vidas para poder pagar “cosas” y luego disfrutar, en el mejor de los casos, de treinta días de “descanso”.

Nietzsche dedicó algún tiempo de su vida a profundizar entre la mentalidad del esclavo y la mentalidad del señor. Él las llamó moralidad del esclavo y moralidad de los señores. Cuando viajé a Etiopía observé que todos los harapientos ciudadanos de estepas y desiertos eran realmente señores, guerreros de sí mismos. Todos y cada uno de esos seres luchaban a diario por sobrevivir ante las adversas y terribles circunstancias de severas sequías y continuas hambrunas. Allí llegué a la extraña conclusión de que en algún futuro no muy lejano, todos seríamos como los ciudadanos etíopes: dueños absolutos de nuestro destino. Buscadores incansables de nuestros medios de vida. Afanados guerreros por servir de forma independiente y libre a nuestro propósito interior.

En la actualidad hemos avanzado mucho en ese pensamiento y podemos encontrar una tercera categoría a la moral de Nietzsche. Esa tercera mentalidad sería la mentalidad del guerrero.

Hasta no hace mucho, cuando las cosas iban bien, todos aspirábamos de alguna forma a ser partícipes de la moral esclava de nuestros días. Nuestros más elevados anhelos consistían en trabajar para otros, a poder ser para una gran empresa multinacional donde tuviéramos un buen sueldo y coche de empresa. O mejor aún, ser funcionario de por vida, donde no preocuparnos absolutamente de nada excepto de trabajar bien y cobrar a fin de mes nuestra nomina segura. Lo siguiente era buscar un piso para comprarlo y crear una familia hipotecada por los siguientes treinta o cuarenta años donde la única preocupación sería poder pagar las “cosas” del día a día.

Cuando empezó la crisis, esa mentalidad esclava comenzó a transformarse en una mentalidad de señores. Al no tener trabajo y ser despedidos de nuestras empresas, buscamos la salida en ser dueños de nuestro destino y de nuestro trabajo. Dedicamos horas y horas a imaginar la mejor manera de conseguir dinero desde nuestras propias habilidades. Sin saberlo, la crisis nos llevó a ser empresarios y emprendedores con mayor o menor éxito, pero siempre afrontando con dignidad la dureza de los tiempos.

Pero la crisis se ha instalado en nuestras vidas de tal manera que está modificando los cimientos de nuestro interior y los paradigmas más inamovibles. Ahora ya no se trata de buscar un trabajo para nosotros mismos, si no también de buscar las fórmulas apropiadas para ayudar a que otros hagan lo mismo. El apoyo mutuo y la cooperación se han instalado en nosotros de tal manera que ya no trabajamos para un tercero, ni siquiera para nosotros mismos. Ahora trabajamos por un ideal.

Un ideal que sobrepasa todas nuestras expectativas presentes y futuras porque sabemos a ciencia cierta que es un ideal mayor que nosotros, algo que trascenderá nuestro paso por el planeta. Un ideal que tiene que ver con el cambio de nuestros valores más profundos como sociedad y que, de alguna forma, deberá modificar nuestras atormentadas relaciones diarias para convertirlas en rectas relaciones humanas. Trabajar para un ideal no sólo te llena de entusiasmo y vigor, también te da un sentido de responsabilidad y generosidad hacia toda nuestra especie humana. La Nueva Cultura Ética está llamada a responder a todos esos estímulos, a todos esos guerreros que vencieron la comodidad, pasividad y conformismo de la moral esclava y el egoísmo y ombliguismo de la moral de los señores. Nace una nueva cultura, nace una nueva ética, nace una nueva mentalidad en un nuevo tiempo.

Una llamada al Servicio

amor

En estos tiempos de egoísmo y hedonismo extremo se ha perdido el sentido de la palabra servicio. La Sabiduría Eterna siempre ha expresado el servicio como una oportunidad de avanzar interiormente, de ponernos en contacto con el verdadero sentido de la vida, con la llama que elimina lo no esencial a cambio de aportar luz en nuestras vidas.

Hay personas que dan su vida y su amor, su tiempo y su dinero por causas mayores a la de sus propios intereses. No lo hacen por una falta emocional o un conflicto interior, si no porque han comprendido la responsabilidad profunda de ser humanos completos, capaces, alejados de la separatividad existente en el plano de la materia y cargados de entrega y vocación hacia un propósito mayor, de unidad, de comprensión y de valores sentidos.

Han comprendido que el ciclo de destrucción ha terminado y ahora toca apostar por construir un nuevo mundo, de saberse constructores que se ponen a trabajar afanosamente, primero ordenando su propia vida para luego volcarse a la cimentación del edificio social y humano.

La unidad del mundo, la hermandad, el intercambio, la comprensión de que existe un grupo de personas que trabajan activamente por el bien común, de forma invisible, silenciosa, desinteresada, capaces de provocar los cambios positivos que este mundo necesita. Hay cientos de personas que están por esa labor, y miles que los apoyan en silencio y de forma desinteresada, desde sus posibilidades, para que el trabajo sea más fructífero y llevadero.

Esa visión siempre nos lleva a completar el interrogante esencial: ¿cómo podemos ayudar más eficazmente? Pero es tanto y tanto lo que hay que hacer que casi no queda tiempo para entretenernos con la duda. Hay mucha necesidad y también mucha oportunidad de servicio. A veces tan solo con pequeños gestos diarios, en nuestro entorno más inmediato, limpiando nuestra personalidad y ego de frustraciones o emociones caducas. Otras reparando relaciones enemistadas, con amigos, con vecinos, con conocidos. O apoyando a causas mayores, o impulsando esa avanzadilla que ha entregado al cien por cien, bajo renuncias y sacrificios, su vida entera para ofrecerla en el altar del servicio a la humanidad. Tenemos ejemplos por todas partes. Personas que han fusionado en sí mismas virtudes latentes y han sido capaces de renunciar a sus intereses para trabajar constantemente en los intereses generales.

Esto no tiene nada que ver con un idealismo ingenuo o una llamada desesperada a la urgencia de los tiempos que corren. Significa un paso hacia una responsabilidad mayor. Empeñar parte de nuestras vidas en entender que existe la necesidad de apostar por un mundo más completo, mejor, alejado de las ambiciones y frustraciones personales y más cerca de la fraternidad entre todos los seres.

Eso significa alejarnos de la frustración, de la apatía y la depresión, de la tristeza y del egoísmo. Desviar la atención sobre lo que nos parece doloroso para poder contemplar el paisaje de la vida con una mayor amplitud de miras. A veces estamos tan centrados en nosotros mismos, en nuestros dolores de pies, que olvidamos el verdadero sentido de caminar por la existencia. Olvidamos que somos seres comunes, pero espiritualmente orientados hacia metas mayores, hacia una consciencia más amplia de todo lo que acontece. Y esa inevitable orientación, esa intuición necesaria nos ha de conducir hacia una responsabilidad mayor, alejándonos de las quejas continuas de nuestras vidas y buceando en la comprensión amorosa y amplia de una vida más amplia.

Debemos alejar de nosotros el temor hacia esa comprensión mayor y acercar la necesidad de servir a esa causa que interiormente nos llama. Una causa que siempre empieza por los pequeños detalles de la vida cotidiana. No hay coerción ni presión. Sólo el vasto abanico de la experiencia que nos espera impaciente para completar el ciclo. Siendo así, existe una vida liberadora que nos está esperando.

Las cuentas a día de hoy

Estimados todos,

 

aquí os adjuntamos los datos de los préstamos y donaciones conseguidas hasta ahora. En septiembre empezará una nueva ronda de apoyos y aunque el camino está plagado de retos, estamos ilusionados y felices por todas las muestras de cariño y apoyo que recibimos todos los días. Gracias de corazón por vuestro apoyo. Gracias de corazón por demostrar que otro mundo es posible.

 

PRÉSTAMOS      DONACIONES

6000

5

20

5

100

350

5

30

20

500

1000

1000

1000

3000

100

30

32

1000

3000

100

5

1000

500

10

50

10

1000

1000

1000

9000

12872

21872