Emilio Carrillo, presentaciones en septiembre para apoyar el “Proyecto O Couso” y Fanum

EMILIO CARRILLO

Estimados amigos,

este mes, con la intención de poder ayudar en el Proyecto O Couso y darle un impulso definitivo, vamos a acompañar a Emilio Carrillo por toda la geografía española para presentar su libro “Dios”.

Los ingresos que de todo ello se puedan derivar para el autor, serán donados íntegramente a la Fundación Andaluza Nuevo Mundo (FANUM) para la financiación de proyectos de cooperación al desarrollo e iniciativas de ayuda social.

Los ingresos que de todo ello se puedan derivar para la editorial, serán donados íntegramente al Proyecto O Couso, el cual esperemos que este mes de septiembre coja un nuevo y estimulante impulso.

Gracias de corazón por acompañarnos y os esperamos a todos en estas citas. Emilio os sorprenderá y estoy seguro que no os dejará indiferentes.

PRESENTACIONES SEPTIEMBRE:

+Jueves 12, 18:30 horas, Segovia:

“Cesó todo y dejeme: la transformación en Dios”

Centro Integral de Servicios Sociales de la Albuera del Ayuntamiento de

Segovia (C/ Andrés Reguera Antón, s/n)

Entrada libre hasta completar el aforo

+Viernes 13, 18:30 horas, Madrid:

“Nuestro verdadero ser, Naturaleza Divina y vida cotidiana”

Colegio Gredos San Diego (Moratalaz) (C/ Luis de Hoyos Sáinz, 170)

Desde el martes 6 de agosto, todas las plazas del aforo (280 butacas)

están ya ocupadas con las reservas llegadas a la organización:

shamballa@live.com

+Domingo 15, 11:00 a 14:00 horas, Madrid:

“VIII Encuentro Contigo somos + Paz”

Teatro Nuevo Apolo (Plaza Tirso de Molina, 1)

Para más información:

http://www.fundacionananta.org/web/index.php/eventos/contigo-somos-mas-paz

+Viernes 20, 19:00 horas, Sevilla:

“Dios”

Salón de Actos del Colegio Santa Ana (C/ Padre Damián, 2, junto a la

parroquia de Los Remedios)

Entrada libre hasta completar el aforo (410 butacas)

+Jueves 26, 18:30 horas, Huesca:

“Las causas del sufrimiento: Dios exterior y búsqueda del

bienestar”

Espacio Negocio (C/ Lanuza, 17, Bajos)

Es conveniente realizar la inscripción previa y reservar plaza enviando

un email a: info@espacionegocio.es

Para más información: http://espacioactivo22.blogspot.com.es

+Viernes 27, 18:30 horas, Lleida:

“Ficciones mentales: sufrimiento, necesidad de hacer e idea de

cambio”

Lugar por determinar

Para más información: www.pazamorunidad.org

+Sábado 28, 18:00 horas, Barcelona:

“Dios es yo. Y yo… ¿soy Dios?”

Auditorio y Centro de Convenciones AXA (Avenida Diagonal, 547)

Es conveniente realizar la inscripción previa y reservar plaza enviando

un email a: akokobarcelona@topmail.com

Para más información: https://www.facebook.com/events/160684880774163/

Anuncios

Trabajar para otros, para uno mismo o para un ideal

a

El trabajo debería ser algo que nos embargara de satisfacción, de libertad y de crecimiento. No esa tarea que muchas veces nos insatisface o que se resume en ocupar un tiempo prolongado de nuestras vidas para poder pagar “cosas” y luego disfrutar, en el mejor de los casos, de treinta días de “descanso”.

Nietzsche dedicó algún tiempo de su vida a profundizar entre la mentalidad del esclavo y la mentalidad del señor. Él las llamó moralidad del esclavo y moralidad de los señores. Cuando viajé a Etiopía observé que todos los harapientos ciudadanos de estepas y desiertos eran realmente señores, guerreros de sí mismos. Todos y cada uno de esos seres luchaban a diario por sobrevivir ante las adversas y terribles circunstancias de severas sequías y continuas hambrunas. Allí llegué a la extraña conclusión de que en algún futuro no muy lejano, todos seríamos como los ciudadanos etíopes: dueños absolutos de nuestro destino. Buscadores incansables de nuestros medios de vida. Afanados guerreros por servir de forma independiente y libre a nuestro propósito interior.

En la actualidad hemos avanzado mucho en ese pensamiento y podemos encontrar una tercera categoría a la moral de Nietzsche. Esa tercera mentalidad sería la mentalidad del guerrero.

Hasta no hace mucho, cuando las cosas iban bien, todos aspirábamos de alguna forma a ser partícipes de la moral esclava de nuestros días. Nuestros más elevados anhelos consistían en trabajar para otros, a poder ser para una gran empresa multinacional donde tuviéramos un buen sueldo y coche de empresa. O mejor aún, ser funcionario de por vida, donde no preocuparnos absolutamente de nada excepto de trabajar bien y cobrar a fin de mes nuestra nomina segura. Lo siguiente era buscar un piso para comprarlo y crear una familia hipotecada por los siguientes treinta o cuarenta años donde la única preocupación sería poder pagar las “cosas” del día a día.

Cuando empezó la crisis, esa mentalidad esclava comenzó a transformarse en una mentalidad de señores. Al no tener trabajo y ser despedidos de nuestras empresas, buscamos la salida en ser dueños de nuestro destino y de nuestro trabajo. Dedicamos horas y horas a imaginar la mejor manera de conseguir dinero desde nuestras propias habilidades. Sin saberlo, la crisis nos llevó a ser empresarios y emprendedores con mayor o menor éxito, pero siempre afrontando con dignidad la dureza de los tiempos.

Pero la crisis se ha instalado en nuestras vidas de tal manera que está modificando los cimientos de nuestro interior y los paradigmas más inamovibles. Ahora ya no se trata de buscar un trabajo para nosotros mismos, si no también de buscar las fórmulas apropiadas para ayudar a que otros hagan lo mismo. El apoyo mutuo y la cooperación se han instalado en nosotros de tal manera que ya no trabajamos para un tercero, ni siquiera para nosotros mismos. Ahora trabajamos por un ideal.

Un ideal que sobrepasa todas nuestras expectativas presentes y futuras porque sabemos a ciencia cierta que es un ideal mayor que nosotros, algo que trascenderá nuestro paso por el planeta. Un ideal que tiene que ver con el cambio de nuestros valores más profundos como sociedad y que, de alguna forma, deberá modificar nuestras atormentadas relaciones diarias para convertirlas en rectas relaciones humanas. Trabajar para un ideal no sólo te llena de entusiasmo y vigor, también te da un sentido de responsabilidad y generosidad hacia toda nuestra especie humana. La Nueva Cultura Ética está llamada a responder a todos esos estímulos, a todos esos guerreros que vencieron la comodidad, pasividad y conformismo de la moral esclava y el egoísmo y ombliguismo de la moral de los señores. Nace una nueva cultura, nace una nueva ética, nace una nueva mentalidad en un nuevo tiempo.

Una llamada al Servicio

amor

En estos tiempos de egoísmo y hedonismo extremo se ha perdido el sentido de la palabra servicio. La Sabiduría Eterna siempre ha expresado el servicio como una oportunidad de avanzar interiormente, de ponernos en contacto con el verdadero sentido de la vida, con la llama que elimina lo no esencial a cambio de aportar luz en nuestras vidas.

Hay personas que dan su vida y su amor, su tiempo y su dinero por causas mayores a la de sus propios intereses. No lo hacen por una falta emocional o un conflicto interior, si no porque han comprendido la responsabilidad profunda de ser humanos completos, capaces, alejados de la separatividad existente en el plano de la materia y cargados de entrega y vocación hacia un propósito mayor, de unidad, de comprensión y de valores sentidos.

Han comprendido que el ciclo de destrucción ha terminado y ahora toca apostar por construir un nuevo mundo, de saberse constructores que se ponen a trabajar afanosamente, primero ordenando su propia vida para luego volcarse a la cimentación del edificio social y humano.

La unidad del mundo, la hermandad, el intercambio, la comprensión de que existe un grupo de personas que trabajan activamente por el bien común, de forma invisible, silenciosa, desinteresada, capaces de provocar los cambios positivos que este mundo necesita. Hay cientos de personas que están por esa labor, y miles que los apoyan en silencio y de forma desinteresada, desde sus posibilidades, para que el trabajo sea más fructífero y llevadero.

Esa visión siempre nos lleva a completar el interrogante esencial: ¿cómo podemos ayudar más eficazmente? Pero es tanto y tanto lo que hay que hacer que casi no queda tiempo para entretenernos con la duda. Hay mucha necesidad y también mucha oportunidad de servicio. A veces tan solo con pequeños gestos diarios, en nuestro entorno más inmediato, limpiando nuestra personalidad y ego de frustraciones o emociones caducas. Otras reparando relaciones enemistadas, con amigos, con vecinos, con conocidos. O apoyando a causas mayores, o impulsando esa avanzadilla que ha entregado al cien por cien, bajo renuncias y sacrificios, su vida entera para ofrecerla en el altar del servicio a la humanidad. Tenemos ejemplos por todas partes. Personas que han fusionado en sí mismas virtudes latentes y han sido capaces de renunciar a sus intereses para trabajar constantemente en los intereses generales.

Esto no tiene nada que ver con un idealismo ingenuo o una llamada desesperada a la urgencia de los tiempos que corren. Significa un paso hacia una responsabilidad mayor. Empeñar parte de nuestras vidas en entender que existe la necesidad de apostar por un mundo más completo, mejor, alejado de las ambiciones y frustraciones personales y más cerca de la fraternidad entre todos los seres.

Eso significa alejarnos de la frustración, de la apatía y la depresión, de la tristeza y del egoísmo. Desviar la atención sobre lo que nos parece doloroso para poder contemplar el paisaje de la vida con una mayor amplitud de miras. A veces estamos tan centrados en nosotros mismos, en nuestros dolores de pies, que olvidamos el verdadero sentido de caminar por la existencia. Olvidamos que somos seres comunes, pero espiritualmente orientados hacia metas mayores, hacia una consciencia más amplia de todo lo que acontece. Y esa inevitable orientación, esa intuición necesaria nos ha de conducir hacia una responsabilidad mayor, alejándonos de las quejas continuas de nuestras vidas y buceando en la comprensión amorosa y amplia de una vida más amplia.

Debemos alejar de nosotros el temor hacia esa comprensión mayor y acercar la necesidad de servir a esa causa que interiormente nos llama. Una causa que siempre empieza por los pequeños detalles de la vida cotidiana. No hay coerción ni presión. Sólo el vasto abanico de la experiencia que nos espera impaciente para completar el ciclo. Siendo así, existe una vida liberadora que nos está esperando.

Las cuentas a día de hoy

Estimados todos,

 

aquí os adjuntamos los datos de los préstamos y donaciones conseguidas hasta ahora. En septiembre empezará una nueva ronda de apoyos y aunque el camino está plagado de retos, estamos ilusionados y felices por todas las muestras de cariño y apoyo que recibimos todos los días. Gracias de corazón por vuestro apoyo. Gracias de corazón por demostrar que otro mundo es posible.

 

PRÉSTAMOS      DONACIONES

6000

5

20

5

100

350

5

30

20

500

1000

1000

1000

3000

100

30

32

1000

3000

100

5

1000

500

10

50

10

1000

1000

1000

9000

12872

21872

La revolución silenciosa

a

Ayer había una chica con tres perros tocando una flauta en la pared de unos grandes almacenes para sacar algunas monedas. De repente, la policía le increpó para que se marchara. En ese momento una niña de unos tres años se acercó para echar unas monedas mientras apartaba a los policías para alcanzar el bote. La escena nos conmovió tanto que imitamos a la niña vaciando nuestro monedero ante los policías a modo de protesta. Ese momento nos llenó de ánimo y esperanza, de fuerza interior y alegría. Guiñamos el ojo a la chica mientras nos agradecía el gesto.

Esta tarde, mientras organizaba los viajes que el mes de septiembre debo realizar para asistir a más de media docena de presentaciones de libros se me ocurrió la idea, inspirada por una amiga que nos visitó la semana pasada de esta manera, de compartir el coche en todos los trayectos que realice por media España. Así que me fui a la página de Bla Bla Car y puse mis primeros siete viajes compartidos en este sistema de apoyo mutuo y confianza. La iniciativa es tan eficaz y sorprendente que ya es una alternativa de viaje económico en tiempos de crisis.

Todo esto y todas las experiencias que estos días nos están ocurriendo demuestra que algo se está moviendo y que algo está cambiando. Que el apoyo mutuo y la cooperación serán los valores que predominarán en esta nueva era, en esta nueva cultura ética que está naciendo.

La semana pasada encontrábamos un sobre anónimo en el buzón con quinientos euros en metálico y una nota que decía: ¡adelante! Hoy una amiga que conocimos en Escocia nos visitaba y nos donaba a fondo perdido otros mil euros para el proyecto utópico. Ya solo nos quedan 78 mil euros para alcanzar la primera meta. Las muestras de cariño constante y de apoyo se multiplican día a día. Por eso no sólo no nos rendimos. Salpicamos el mundo con gestos y el mundo nos devuelve gestos. Salimos a la calle con la intención de ayudar y todos quieren ayudar como sea al prójimo, al desconocido, al necesitado. Ya no se trata de dar cosas materiales, se trata de dar lo mejor de sí mismo en lo específicamente humano. En estos tiempos que vienen, el ser rico no será quien más tenga, sino quién más capacidad tenga de dar. El avaro preocupado por la perdida de sus cosas será el verdadero indigente, empobrecido interiormente por mucho que posea.

Esta mañana, mientras reflexionaba sobre estas cosas escribía: “Dicen que el paraíso era aquel lugar donde el ser humano y la naturaleza eran uno. Cuando encontramos nuestra individualidad, nos separamos de la naturaleza y nos llenamos de vacío y soledad interior. ¿Cómo volver al paraíso? Sólo se me ocurre de una forma posible: amando. Amando con esfuerzo y conocimiento, llenando cada rincón de vacío con un abrazo y una sonrisa”.

Reconquistemos el paraíso desde la generosidad y el gesto amable, desde la sonrisa y el amor. La revolución silenciosa está llegando. Se palpa, se huele, se practica. Seamos protagonistas de este cambio.

Seguimos con el crowdfunding

 la foto

Es normal que un proyecto de esta envergadura se encuentre por el camino obstáculos y complicaciones. Es algo con lo que ya contábamos, por eso, hemos preferido hablar siempre en positivo sobre las cosas que resulten alentadoras y dejar el resto para la reflexión interior, la experiencia y el aprendizaje.

Así que lo positivo es que seguimos adelante sin miedo a lo que pueda venir, con ganas de afrontar cualquier reto u obstáculo que nos vayamos encontrando y con fuerzas para continuar con este hermoso proyecto.

Este fin de semana, en un viaje de ida y vuelta de 24 horas estuvimos explorando con una inmobiliaria gallega  las posibilidades de la finca. También tuvimos un primer encuentro con la arquitecta que se encargará del proyecto de rehabilitación, la cual nos informó del estado de la casa y de sus posibilidades.

La buena noticia es que llevamos ya la friolera de 20.802 €, pero aún estamos lejos de los cien mil que necesitamos en esta primera fase, así que a partir de ahora vamos a intensificar los contactos y los encuentros para conseguir los otros ochenta mil restantes que nos quedan.

Para impulsar esta nueva fase del crowdfunding, y gracias a la colaboración incondicional de un buen amigo, hemos creado una página web y perfiles en las redes sociales. El reto será conseguir otros veinte mil euros más en las próximas dos semanas y tener antes de octubre todo el dinero restante.

Contamos con vuestro apoyo y esfuerzo y esperamos que la Utopía siga creciendo. Gracias de corazón por vuestro apoyo y cooperación.

La web: www.proyectocouso.org

Redes sociales:

Twitter: @proyectocouso

Facebook: facebook.com/proyectocouso

Para más información:

proyectocouso@gmail.com

Buenas noticias

a

Todo va tomando forma, todo va adquiriendo sentido. Todo se precipita cuando ha sido trabajado de forma coherente. Hoy recibíamos el gesto de una persona que nos ha conmovido. Depositaba en nuestra cuenta mil euros. Se describía como una mujer mayor de cuarenta años, en paro. Con una ilusión y alegría a prueba de bombas nos decía que para ella lo mejor que podía hacer era invertir lo poco o mucho que tuviera en una utopía. Su testimonio nos ha llenado de felicidad, pero sobre todo de responsabilidad ante tanto cariño y muestras de amor y de apoyo. “No se me ocurre otra forma mejor de utilizar el dinero que ponerlo al servicio de la utopía”, nos decía emocionada.

Con esas palabras recibíamos también la buena noticia de que el precio de la casa ha bajado de 125 mil a 100 mil euros. Esto no sólo es una buena noticia, sino un alivio para afrontar el reto que nos corresponde. A día de hoy ya hemos conseguido gracias a vuestra generosidad y confianza 20.302€, casi una cuarta parte del precio actual. El viernes vamos a Galicia para cerrar el trato y empezaremos los trámites para buscar en alguna banca ética el dinero que nos falte hasta el total. Era un paso que queríamos evitar, pero no nos importará darlo si con ello estamos más próximos de poder empezar a obrar en silencio piedra sobre piedra.

Si todo fluye como hasta ahora, el otoño se presenta caliente. Os escribiremos desde Galicia, describiendo paso a paso como se reconstruye la fe y la esperanza no sólo de un lugar físico, simbólico, sino la fe y la esperanza en el ser humano. Ese será nuestro mensaje, esa será la verdadera reconstrucción interior, ese será nuestro reto.

La casa es sólo un pretexto, una excusa para mostrar a todos que otro mundo es posible. La utopía, el no-lugar, se convertirá en una εὐτοπία (εὐ, buen; τόπος, lugar), es decir, en una eutopía, en un “buen lugar”. Así que vamos hacia ello, de la utopía a la eutopía para crear fe y esperanza, solidaridad y cooperación, apoyo mutuo y una irremediable Nueva Cultura Ética gracias a personas como las que hoy y en todo este tiempo habéis confiado en nosotros. Gracias siempre de corazón. Seguimos…

 

PREVISIÓN COSTES PARA EL PROYECTO

Aquí está la tabla de previsiones a día de hoy, la cual se irá actualizando a medida que avancen los días y el proyecto.

TABLA DE COSTES PROYECTO O COUSO
COSTE DE COMPRA COSTE DE REHABILITACIÓN
DONATIVOS 12.000 BAÑO PRIVADO 500
PRÉSTAMOS PERSONALES 9.000 BAÑO COMUNITARIO 1500
PRÉSTAMOS BANCARIOS 79.000
COCINA 3000
NOTARIO 1000 PERMISO DE OBRAS 1000
ARQUITECTO 3000
SUELOS 5000
TECHOS 5000
PAREDES 5000
PUERTAS 3000
VENTANAS 3000
TOTAL 101.000
COSTE DE INSTALACIONES
LUZ 6000
AGUA 3000
FASE 1 COMPRA 2013 101.000 BOMBA POZO 500
FASE 2 REHABILITACIÓN AL 50% 30.000 PLACAS SOLARES 10000
FASE 3 REHABILITACION TOTAL 30.000 TERMOS AGUA 2000
LAMPARAS 1000
CALDERA POLICOMBUSTIBLE 1200
FOSA SÉPTICA 5000
DEPURADORA 1000
TOTAL GASTOS 161.000 TELEFONO 300
60000

Cómo explicar un proyecto de filosofía austera en el Palace

 palace

Habíamos quedado para comer en el restaurante Artemisa, muy cerca del Congreso de los Diputados. Tienen un exquisito menú vegetariano y una clientela fiel desde hace muchos años. Quizás se trate de uno de los restaurantes pioneros en la cultura vegetariana, y eso se nota en sus apreciados platos.

J., empresario y buen amigo desde hace años quería hacer un generoso donativo al proyecto pero necesitaba entender su filosofía y profundidad. Desde lejos, daba la sensación de que nos estábamos tirando desde un avión sin paracaídas y que en el vuelo, de forma ingenua, estábamos disfrutando de las vistas, desconociendo el porrazo que podríamos darnos si no teníamos atadas algunas cosas. Sus consejos y sus preguntas nos han ayudado mucho porque las cosas que se sienten profundamente desde el corazón necesitan de la guía de una inteligencia sana y ágil que pueda poner sobre el mapa de lo intangible las bases materiales que puedan ayudar en todo el proceso.

Tras terminar en Artemisa nos invitó a tomar una infusión en el hotel Palace, el que fue el hotel más grande y lujoso de su época. Mientras esperábamos la llegada del buen amigo C., bajo la cúpula-vitral interior del hotel, en el denominado jardín de invierno, recordaba los lujosos desayunos que años atrás tomaba en el vecino Ritz.

Realmente era paradójico intentar explicar la filosofía casi franciscana de un proyecto sencillo y humilde bajo esa gran cúpula. Mirábamos alrededor y veíamos lo difícil que sería poder explicar algo así, rodeados de personas que ni por un momento podrían entender nuestra necesidad vital de abandonar estas comodidades por una vida parecida a la de “il poverello d’Assisi”. ¿Cómo explicar bajo esa cúpula que lo que realmente nos conmueve del lugar donde vamos es precisamente su estado humilde, su sencillez, su aparatosa desnudez y su máxima austeridad, y que lo único que pretendemos es levantar piedra a piedra como si de un sencillo ritual de reconstrucción espiritual se tratara?

Tras la interesante conversación salimos los cuatro del Palace y nos dirigimos hacia un centro de yoga, donde hemos participado en un ritual de Satsang de tradición hindú. Allí hemos dejado de hablar para únicamente sentir, y hemos sentido profundamente y con claridad que estamos en el camino correcto. ¿De donde surge esa certeza? De la felicidad y la emoción que sentimos cuando explicamos a unos y otros este aparente salto sin paracaídas.

Descubrimos con cierto regocijo interior que hay angelitos que nos ofrecen día a día sus alas para que la caída siga siendo placentera, y que, con absoluta confianza, están ahí para dirigir nuestros pasos. Lo vemos a cada instante cuando nos ofrecen ayuda, casas enteras, muebles, dinero, sus propias manos de personas que ni siquiera conocemos. En diez días han pasado historias tan hermosas que nos hemos sentido arropados por todas esas alas angélicas que nos rodean. Hemos recibido cartas realmente conmovedoras y llamadas de ánimo constante. ¿Cómo no creer así que la utopía es posible?

Así que seguiremos, bajo cúpulas de oro o árboles sedientos, explicando y poniendo en práctica el ideal tangible en el que nos estamos volcando. Con ilusión, optimismo, alegría y amor, a pesar de la aparentemente incomprensible dureza que nos espera y la recompensa futura de haber cumplido con nuestra parte. Así que gracias a esas alas que nos protegen y nos elevan. Gracias de corazón por vuestro aliento.

 

Gracias a todos

IMG_0244

Estimados todos,

Estamos muy felices por ver como amigos e incluso personas anónimas nos estáis apoyando en el proyecto utópico. Personas que tan sólo conocemos de una cita o que nunca hemos visto jamás nos han apoyado con corazón y entrega, con confianza e ilusión en un sueño que tiene que ver con esa necesidad nuestra de mejorar las cosas, de hacerlas mejor, y sobre todo, de compartirlas. Realmente se trata de eso, de compartir y generar el motor del cambio a partir de ese ejemplo que constantemente recibimos de la Naturaleza y toda la creación: dar, dar, dar.

El apoyo mutuo y la cooperación no sólo son una realidad, sino que deberá ser el valor de cambio de las futuras generaciones. Estamos totalmente convencidos y es por eso que hemos abierto este proyecto para todos.

Tras estos primeros diez días de Crowdfunding hemos conseguido algo más del 20% del dinero que necesitamos. Ahora nos toca a nosotros empezar a movernos para poder estar lo antes posible restaurando la casa para pasar así a las siguientes fases del mismo. A este ritmo, creemos que podremos estar a punto para el trabajo duro de verdad este mismo otoño.

Para que os hagáis una idea de cómo estamos funcionando, hemos recibido hasta ahora las siguientes cantidades:

Préstamos: 8.000 €  (uno de 6.000€ y dos de 1.000€)

Donativos: 11.302 € (dos de 3.000 €, cuatro de 1.000€, una de 500€, una de 350€, tres de 100€, uno de 32 €, dos de 30€, dos de 20€ y cuatro de 5€).

Como decíamos hace unos días, no importa la cantidad, sino más bien el gesto, la alegría de compartir un proyecto común, difícil pero realizable, de mucho trabajo pero también de mucha satisfacción por ver como la esperanza en el grupo, en las personas, en la sociedad, puede cambiar nuestra pequeña parcela de influencia.

Con la intención de hacer bien las cosas,  estamos haciendo contratos privados para comprometernos a devolver en amortizaciones aplazadas los préstamos conseguidos. Nuestra intención es asumir nosotros, a modo particular, dichos préstamos. Una vez estén pagados, haremos entrega del lugar a la Fundación Los Ángeles, que es la institución que utilizaremos para dar forma a la segunda y tercera fase del proyecto.

Sólo queríamos estrechar el corazón con la ilusión de ver que otro mundo es posible, y sentir en nuestras carnes y almas como es posible crear la utopía que tantos y tantos soñamos.

Gracias, gracias, gracias…