Esa vida mágica

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lo normal es que tengamos un reducido concepto sobre la magia. Ni siquiera sabemos qué significa exactamente ser un mago, más allá de esas epopeyas del cine o la literatura que tanto nos ha embriagado durante décadas. Algunos dicen que la magia existe, sin definirla exactamente. Otros creen que forma parte del mundo de la casualidad o de la necesidad de creer en algo. Lo cierto es que esta mañana nos despertábamos bien temprano, a eso de las cinco de la mañana, cuando escuchábamos que el tejado empezaba a crujir de la helada que estaba cayendo. Nos gustaba ese sonido en mitad de la noche oscura y ya no pudimos dormir hasta que llegó la hora de meditar y desayunar.

Mientras sentíamos el bailoteo del rocío congelado nos interrogábamos sobre el reto que ayer se nos presentó. Un buen amigo, con ganas de venir y probar la convivencia aquí en O Couso nos retó a que si poníamos la puerta de la entrada de la casa él nos regalaba una cocina de leña. La casa grande sigue siendo un espacio imposible de calentar en invierno y andábamos buscando una fórmula para poder hacerla cada vez más acogedora, incluso ahora, en este tiempo tan extremo. A sabiendas que en estos momentos estamos con la cuesta de enero y no hay mucho dinero de donde rascar, nos atrevimos a llamar a la persona del aluminio para encargarle la puerta. Realmente no era nada cara, no más de 380 euros de doble cámara y doble hoja. Pensamos el por qué habíamos pasado tanto frío en estos tres últimos inviernos por tan sólo ese dinero, y luego recordamos todo lo que hemos tenido que hacer previamente antes de poder llegar a este momento en un lugar donde casi no había ni suelos, ni tejado ni ventanas. Aún sin tener ese mísero importe, acordamos con la persona del aluminio que estuviera antes de fin de mes.

Nuestro amigo se quedó asombrado por la e inmediatez de la seguridad. Le hablamos de la necesaria confianza que este lugar nos había dado con la vida y que seguro por alguna parte llegaría ese dinero. Como lo prometido es deuda, él mismo encargó la cocina de leña por un importe similar.

Esta mañana, nada más empezar a trabajar, nos escribía una hermosa persona que estuvo este verano con su familia pasando unos días en O Couso. Estaba francamente agradecida por todo lo que había supuesto para ella y los suyos pasar aquí unos días. Nos decía que había ahorrado algo de dinero durante este tiempo y quería donarlo de forma generosa y altruista al proyecto. Le dimos el número de cuenta y a los pocos minutos nos había ingresado 400 euros. Justo el importe que costaba la puerta.

En estos días que estamos preparando un voluntariado para el mes de abril y así preparar muchas cosas para que este verano sea todo más acogedor, nos ha sorprendido gratamente este gesto tan cargado de magia y cariño.

No sabemos si es producto de la magia o la casualidad, en todo caso, aquí vivimos y experimentamos muchas “magias”, como aquí llamamos a esas sincronías hermosas que hace que se construyan puentes humanos cada vez más hermosos y entrañables, y visiones esperanzadoras para un mundo nuevo. Siempre lo decimos, no es el dinero, es el gesto de acompañarnos en esta aventura loca para hacer de un mundo bueno, un mundo mejor. No es la cantidad, es el amor y el cariño depositado en cada instante. Así que gracias de corazón por ese momento de magia y amor. Gracias por esa fuerza que nos hace creer más y más en todo lo que hacemos. Pronto tendremos, por fin, la primera puerta en O Couso.

Pd.- Llega la primavera y estamos organizando un mes de abril muy especial para acometer las obras de una segunda cabaña y la rehabilitación del edificio grande. Haremos un voluntariado especial con un programa igual de especial, cargado de dones y talentos, de charlas y de personas que vendrán de muy lejos para compartir con nosotros estos momentos. Si no sabéis qué hacer en abril o no tenéis muy clara la Semana Santa, apuntaros a un plan que seguro os encantará. Y todo ello siempre con nuestro mayor principio: deja lo que puedas, coge lo que necesites. Si tienes algún don y quieres compartirlo con nosotros en esas fechas, por favor, ponte en contacto con nosotros. En unos días pondremos aquí con detalle todo el programa. Si queréis apoyar la causa para comprar materiales o cualquier cosa, no dudéis en echar una mano o un corazón. Gracias siempre por construir con nosotros un mundo mejor.

(Foto: O Couso ayer tarde. El invierno está también cargado de magias).

 

Un poco más de luz

 

aEn estos últimos quince días decidimos ponernos a fondo con la casa de acogida para intentar, en la medida de lo posible, que sea cada día más acogedora. Lo primero que hicimos fue tirar todo lo que se había acumulado en estos tres años y que veíamos como cosas totalmente inservibles. Hicimos una limpieza a fondo y pudimos dejar muchos vacíos para que entrara una nueva energía.

Luego, con el dinero que habíamos acumulado gracias al grupo de teaming, compramos algunos materiales para empezar el trabajo de la construcción de los lavabos y las duchas. Gracias a Benito, Noelia, Luis, Jorge, Ángela y los amigos venidos desde Israel pudimos avanzar mucho la obra. Las paredes del lavabo y las duchas están casi terminadas y de forma milagrosa, sin saber nada de cemento y piedra, nos atrevimos con la puesta del primer suelo. Ahora la entrada parece otra. Ya no te resbalas cuando entras a la casa y pisas suelo firme, ordenado y decorado con un bonito sol de cuarzo que hicimos estos días.

En este tiempo también vino la luz a la casa grande, al menos cuando hace abundante sol. Gracias a tres magníficas placas solares y algunas baterías podemos disponer de algo de luz en todo el recinto. Esto ha sido todo un logro ya que hemos tardado tres años en dar este gran paso. No es una instalación definitiva, pero al menos sirve para no depender tanto del petróleo como hasta ahora. Si el año pasado conseguimos por fin tener agua en O Couso, este año el logro ha sido poder tener electricidad y todo lo que ello significa en cuanto a cierto confort, especialmente en las largas noche de invierno.

Y hoy, ante la demanda de muchos visitantes, que venían y no podían trabajar porque no había conexión a internet debido a que tampoco teníamos luz, hemos instalado nuestra primera red wifi abierta para todos los que la necesiten. Hasta ahora, los que vivíamos aquí teníamos conexión gracias a nuestras tarifas móviles, pero ahora, todo el que lo desee, no tendrá que bajar al pueblo para conectarse a internet, sino que podrá hacerlo desde aquí, cargando sus ordenadores y conectándose a internet junto al fuego de la chimenea.

Los próximos pasos que vamos a dar será poner el suelo de la futura biblioteca y comprar madera para hacer las estanterías y las puertas de las entradas, evitando así que entre el frío. Intentaremos hacer de O Couso un lugar de estudio, de meditación y como siempre, de servicio a todo aquel que lo necesite. Aún hay mucho trabajo por delante, pero poco a poco iremos consumando todos los pasos para que esta casa sea especialmente radiante y acogedora. En cuanto llegue algo más de dinero compraremos más materiales y completaremos la ejecución del lavabo, los suelos y ojalá también las ventanas y los tejados que faltan. Esto ya son palabras mayores, pero todo se andará.

Si queréis participar en todos estos cambios no dudéis en haceros miembros de teaming. Cualquier otro apoyo será siempre bienvenido. Nos alegra haber empezado el año con tantos cambios. Seguro que este será un año hermoso y de profundas transformaciones. Si quieres venirte unos días de voluntario a sabiendas de que el frío aún sigue haciendo de las suyas, serás bienvenido. Mientras, gracias de corazón por todo tu apoyo y por toda la fortaleza a la hora de estrechar nuestros lazos de amistad. Otro mundo es posible, y entre todos lo estamos construyendo.

b

cd

Caminando hacia un nuevo tiempo

a

De nuevo nos encontramos al comienzo de un nuevo ciclo cargado de desafíos y oportunidades que se desarrollarán a lo largo de los próximos meses. Si llevamos nuestro recuerdo de regreso a este período del año pasado, ¿quién habría predicho cuán dramáticamente cambiaría todo? ¿Y quién puede decir cuánto puede cambiar de nuevo en este año que llega?
Sin duda el año que dejamos atrás ha sido duro, muy duro para todos los que hemos estado de alguna forma implicados en este pequeño y humilde proyecto. Podemos decir que ha sido un año de destrucción, de regeneración y de pérdidas. Por motivos diferentes, dos de las piedras angulares del proyecto tuvieron que abandonarlo. Otros, por diferencias con la filosofía del mismo, decidieron también marcharse. Quedamos pocos, ya fuera desde lo tangible o desde las luces intangibles que soportan las energías y las fuerzas que nacen de este sueño inconcluso.
Como muchos sabéis, el germen de todo lo que aquí se creó fue siempre una simiente espiritual. Queríamos impulsar desde la base del esfuerzo interior una plataforma de inspiración que fuera útil para el mundo, o como mucho, para todos los que hasta aquí llegaban. La inspiración en la que nos basamos fueron aquellas fuentes de las que cada uno de los componentes habíamos bebido. Movimientos arcanos de diferente índole habían inspirado cada uno de los pilares de este proyecto.
Para intentar protegernos de la incomprensión de algunos, lo que iba a ser una abierta escuela de meditación, de introspección, de espiritualidad, lo cambiamos a escuela de dones y talentos, que sonaba más moderno y más acorde con los tiempos. El fondo era el mismo, hacer de personas buenas, personas mejores para apoyar la ingente labor de crear un mundo mejor desarrollando para ello varias herramientas útiles que empujara el cambio de paradigma en nuestras pequeñas consciencias humanas.
En estos años de duro trabajo y esfuerzo nos hemos dado de cara con la compleja realidad, donde cualquier proyecto que se precie requiere de esfuerzo y entrega dedicada. Ese sobre esfuerzo que todos hemos sufrido este tiempo ha provocado cansancio en algunos y exceso de entusiasmo en otros.
Eso ha minado el ánimo de muchos, pero también ha fortalecido la intención de los que aquí hemos quedado. Por eso, en este momento de cambio de ciclo, de regeneración, vamos a seguir creyendo en nuestros principios, en nuestros ideales y en nuestra apuesta por hacer algo diferente en un entorno complejo pero apasionante. Vamos a seguir trabajando duramente para que en pocos años la casa de acogida esté terminada y podamos seguir ofreciendo un estímulo superior a todos aquellos que deseen participar en la creación del mismo.
Estamos eternamente agradecidos a todos los que nos han servido de espejo para que mejoráramos como personas y como proyecto. Estamos eternamente agradecidos a todos los que de alguna forma apoyáis esta iniciativa. Y sobre todo, nos sentimos perfectamente capaces para seguir adelante. No es solo para dar continuidad a nuestra pequeña necesidad personal, sino también para colaborar activamente en la necesidad global, en esa que exige un cambio de rumbo para que la vida en este bello planeta siga siendo posible. Nuestro sueño continua, así que gracias por estar ahí un año más, y os esperamos de nuevo en estos parajes cargados de magia.
Feliz año nuevo a todos, feliz nuevo ciclo de regeneración y fuerza.
(Foto: Benito y compañía esta mañana ayudando en la instalación en la casa grande de las placas solares que hemos comprado en futuros módicos plazos. Esto es milagroso para O Couso porque por fin podremos disponer de utensilios eléctricos y luz, mucha más luz dentro de la casa).

 

Fundación Dharana te anima a que ayudes

Teaming Fundación Dharana te invita a su Grupo Teaming
Hola,

Estoy colaborando con Proyecto O Couso y te escribo para ver si te animas a ayudar como ya estoy ayudando yo. Estamos recaudando fondos a través de la web deTeaming,que es una herramienta de gestión de microdonaciones donde cada persona que colabora dona SÓLO 1€ al mes, menos de lo que cuesta un café. Yo ya estoy donando mi Euro y necesitamos ser muchos más para conseguir ayudar todo lo que queremos. Así que me encantaría que te unieras a nosotros.

Aquí tienes toda la información del Grupo. Para colaborar sólo tiene que darle en el botón “Únete a nuestro Grupo” y ayudarás con SÓLO 1€ al mes.

Proyecto O Couso Proyecto O Couso

Estamos creando una Casa de Acogida, una Escuela de Dones y Talentos, y una Comunidad Abierta en pleno Camino de Santiago, esa gran autopista de personas en búsqueda. Creemos en la capacidad del ser humano para hacer realidad sus sueños. Y por ello, queremos hacer de un mundo bueno, un mundo mejor. No se trata de “luchar contra” sino de “construir alternativas”, de forma que lo caduco caiga por sí solo ante la fuerza de una nueva forma de actuar. + Leer más

¡Únete al Grupo!
Para unirte te pedirá los siguientes datos:

-Tu email
-Tu nombre y apellidos
-Una forma de aportar tu euro: tarjeta de crédito o cuenta corriente.

Por si no conoces Teaming, te dejo algunos datos:

-Teaming lleva más de 3 años online y ya ha ayudado a recaudar más de 3 millones de Euros para causas sociales.
-Ya hay más de 100.000 personas que donan 1€ al mes y que ya han indicado todos sus datos, yo una de ellas.
-En Teaming, no se puede donar más de 1€ al mes a un Grupo. Es una cantidad simbólica que está al alcance de casi todo el mundo y que hace que todos los que estamos en el Grupo seamos iguales.
-Es totalmente seguro y transparente.
-Es totalmente gratuito, Teaming no tiene ánimo de lucro y por eso no cobra nada por ofrecer la herramienta de recaudación de fondos ni por registrarse ni nada. Asimismo, ha llegado un acuerdo con Banco Sabadell para evitar todo tipo de comisiones bancarias siendo estas asumidas por el propio banco.

Espero que te animes a unirte al Grupo ya que para nosotros cada euro cuenta: cuántos más seamos, más ayuda conseguiremos proporcionar.

¡Gracias!

Un abrazo,

Fundación Dharana

Síguenos en: Teaming Teaming Facebook Teaming Twitter Teaming Youtube
© 2014 Teaming | Regístrate en Teaming
Este e-mail se ha enviado a
El equipo Teaming

Gracias de corazón

 

a

Es difícil expresar con palabras esos sentimientos de agradecimiento que se apoderan de nosotros tras la cena de la que pudimos disfrutar el pasado viernes en Madrid. No sólo por la generosidad expresada por aquellas sesenta personas que estuvieron con nosotros cuando al principio pensábamos, con claro optimismo, que no seríamos más de veinte o treinta amigos. También por aquellas que sin estar quisieron desde lo más lejos apoyar el evento aportando su granito de arena y echando una mano en todo lo que han podido. Un especial reconocimiento al impulsor de la iniciativa, nuestro querido Manuel Jesús, y a la ayuda incondicional de Ana y Laura las cuales han estado dándolo todo para que el evento saliera bien.

La cena fue especialmente hermosa en un espacio que enseguida se nos hizo pequeño pero también cálido. Casi no nos dio tiempo a nada pues a medida que ibas saludando a unos y otros el tiempo pasaba deprisa. Eran pocos los abrazos sentidos en comparación con la anchura de nuestros corazones y almas. Teníamos ganas de estar con todos, de dedicar todo el tiempo del mundo para envolver a unos y otros. Llegamos a la conclusión de que eso sería muy difícil en tan poco espacio de tiempo, así que nos animamos a compartir más momentos como este en nuevos eventos, nuevos espacios, nuevos tiempos. Así que nos abrimos a acoger nuevas propuestas que nos pongan en contacto más directo con esa otra comunidad que nos protege desde la distancia, que se hace una cuando nos vemos y nos reunimos incluso en lugares tan lejanos. Personas que ni siquiera han pisado O Couso pero que lo sienten muy dentro. Seres con ganas de seguir apostando por un cambio de paradigma posible, realizable, configurado en el cariño y la amistad.

Llegaron amigos desde muchas partes de España y algunos recién llegados de lugares tan lejanos como Inglaterra o las islas Canarias o Argentina. Vimos que éramos todos muy distintos. El entrañable Luis el Polaco estaba feliz porque descubrió de repente que todos los que van a Couso no son precisamente hippies, sino que también hay empresarios, profesores, médicos, ingenieros, periodistas, anónimos o famosos, ricos y pobres, de izquierdas y de derechas, creyentes y no creyentes. De alguna forma, conseguimos unir en un solo círculo una diversidad plagada de entrega y amor.

Esa es una de las grandezas de O Couso. La casa de acogida, que esperamos que este año sea aún más cómoda que el anterior, está abierta a todo tipo de alma peregrina que desee pasar con nosotros un instante, o toda una vida. Bienvenidos peregrinos, bienvenidas almas buenas. Sigamos reencontrándonos en nuevos encuentros. Alguien ya dijo de llamarlos “encuentros peregrinos”. Su doble significado quizás merezca nuestra atención.

Gracias de corazón por todo, gracias de corazón por creer en un mundo mejor, y hacerlo posible.

 

Pd. Si queréis organizar algún evento solidario para apoyar el proyecto por favor ponte en contacto con nosotros en info@dharana.org   Será un placer poder viajar a cualquier parte para compartir.

Mesa cero, cena de O Couso

 

cena-couso

Estimadas amigas, estimados amigos,

Queremos expresar nuestro más profundo agradecimiento por la acogida que nos vamos a dar todos en la cena a favor del Proyecto O Couso. A unos días del evento hemos cubierto casi totalmente el aforo de setenta personas que nos vamos a juntar para celebrar todas las cosas buenas que hemos vivido juntos.

Por desgracia tenemos que cerrar hoy las plazas de inscripción pero tomamos buena nota para próximos años, si todo marcha bien y se repite, para intentar buscar un lugar con mayor aforo y así dar cabida a todos.

Para todos los que no podáis venir y queráis colaborar con el proyecto, podéis hacerlo en la “mesa cero” a la siguiente cuenta de la fundación:

FUNDACIÓN DHARANA. BANCO ÉTICO TRIODOS BANK:

ES54 1491 0001 2121 2237 2325

El viernes nos vemos y disfrutamos de la compañía y el reencuentro. A los demás, os esperamos aquí en O Couso o en cualquier otra parte del mundo… ¿os animáis a organizar más cenas, encuentros o eventos solidarios para darle un empujón al proyecto O Couso? Desde aquí estaremos encantados y lo recibiremos con alegría.

Gracias, gracias, gracias…

¿Cómo montar una instalación de energía libre?

 

a

Alguien nos preguntaba estos días como habíamos sobrevivido con nuestra pobreza energética en medio de los bosques. La verdad es que el secreto ha sido una gran renuncia, una perfecta austeridad y un abuso constante de ciertas alternativas como la carga de las baterías de nuestros coches o el ir a lavar la ropa y ducharnos especialmente en invierno a un apartamento que tenemos de soporte.

Una de las cosas que no quieren que pensemos, hasta el punto de que puede estar penalizado, es que la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Estamos hablando de la ley de la conservación de la energía, la cual afirma que la cantidad total de energía en cualquier sistema físico aislado permanece invariable con el tiempo, aunque dicha energía puede transformarse en otra forma de energía. En resumen, la ley de la conservación de la energía afirma que la energía no puede crearse ni destruirse, sólo se puede cambiar de una forma a otra. Ya sabemos que el universo entero, el tangible y el intangible, parten de energías y un concepto que aún no se ha investigado del todo en conexión plena con la misma: la fuerza. Fuerza y energía son dos elementos que están ahí para provocar algo tan insólito como las galaxias, como la vida, la inteligencia o la plena consciencia.

La energía siempre ha sido un asunto importante en la evolución humana. La energía nos da fuerzas para vivir mediante la ingesta de alimentos. La energía nos mueve y conmueve y nos da calor para soportar la propia subsistencia.

En los tiempos en los que vivimos, el asunto energético es apasionante pues cada día estamos siendo más conscientes de la posibilidad de generar energía libre y limpia. Esto significa un diálogo directo entre la energía y nosotros, sin que existan intermediarios. Uno de los avances más impresionantes de nuestro tiempo ha sido la conexión directa con el sol, el viento y el agua mediante las energías renovables. Algo inaccesible hasta hace muy poco, ahora resulta que puede estar al alcance de cualquiera que quiera invertir un poco en libertad y autonomía.

Nuestra experiencia ha sido bastante positiva aquí en los bosques. Empezamos con una instalación muy sencilla para encender alguna bombilla, cargar los móviles y poder trabajar con el ordenador. La instalación estaba compuesta por lo siguiente:

1 placa solar de unos 5W a 12V con un importe de 30 €

1 inversor de 180W a 12V con un importe de 120 €

1 batería de 8Ah a 12V con un importe de 20 €

1 regulador de carga de 4Ah con un importe de 10€

Es decir, por menos de doscientos euros habíamos conseguido una cierta, aunque pequeña y anecdótica, solución a nuestros problemas más inmediatos. La pequeña batería de 8Ah la cambiamos por una vieja y reciclada batería de coche que aún funciona y el regulador pudimos comprar uno que incluye unas salidas de USB, evitando así tener que conectar el inversor, conectado bombillas led y móviles directamente desde el regulador. Eso quiere decir que para una bombilla led y recargar el móvil con una pequeña placa, una batería reciclada y un pequeño y barato regulador con USB es suficiente. Esta es la instalación que ahora tenemos en una de las cabañas.

El segundo año, dado el número de gente que venía todos los veranos a visitarnos, decidimos ampliar la pequeña instalación con lo siguiente:

1 placa solar de 165W a 12V con un importe de 200€

1 batería de 60Ah a 12V con un importe de 170€

Esta segunda instalación nos ha permitido durante este último año atender la demanda de carga de móviles de todos nuestros visitantes, algún ordenador en verano y dos bombillas en la gran casa de piedra. A pesar de las mejoras, aún estamos muy lejos de un producto ideal para cada unidad familiar que además pueda funcionar en invierno al menos para cargar un ordenador y tener algo de luz eléctrica. Así que para alcanzar nuestro próximo objetivo, la suficiencia energética para cada unidad familiar, hemos calculado que debería constar al menos de los siguientes elementos:

3 placas solares de 300W a 24V con un importe de 230€ unidad.

1 inversor de 3000W a 24V a MPPT de onda pura con un importe de 690€.

2 baterías de 240Ah a 12V con un importe de 290€ cada una.

Es decir, por un importe cercano a los 1500 € podemos decir que podremos disponer de energía suficiente para ser más o menos libres sin muchas exigencias. A partir de aquí es simplemente ir sumando posibilidades como más placas, más baterías, más inversores o incluso un aerogenerador. Hay inversores de onda modificada por menos de 200€ y también placas y baterías más baratas.

De momento son tres pequeñas instalaciones las que deseamos realizar hasta que en un futuro podamos realizar una instalación global, la cual hemos calculado en unos diez mil euros. Si os animáis a participar en la adquisición de estos materiales para apoyar nuestra pobreza energética no dudéis en hacerlo en la cuenta de la fundación con el concepto “instalación fotovoltaica”.

Fundación Dharana. Triodos Bank: ES54 1491 0001 2121 2237 2325